viernes, 25 de agosto de 2017

Reseña | ¿Qué le pasó a Lunes?



“¿Qué ocurre con un sueño aplazado? ¿Se seca como una pasa al Sol? ¿O se infecta como una herida y después supura? ¿Apesta como la carne podrida? ¿O crea una costra de azúcar por encima como un dulce en almíbar? Quizás sólo se hunde como una carga pesada… ¿o explota?” – Langston Hughes (poeta afroamericano)

¿Qué le pasó a Lunes? (What happended to Monday? en su idioma original) es una película lanzada el 18 de agosto de 2017 por el servicio streaming de Netflix. Dirigida por Tommy Wirkola y escrita por Max Botkin y Kerry Williamson, es un sci-fi thriller situado en un futuro distópico. Protagonizada por la flamante Noomi Rapace, y los por siempre geniales Willem Dafoe y Glenn Close.

En un futuro donde la humanidad está amenazada por la superpoblación de su propia especie, un grupo de siete hermanas gemelas comparten la misma identidad (Karen Settman interpretada por Noomi Rapace), con la cual interactúan con la sociedad una vez a la semana, dependiendo del día que lleve su nombre (Ej.: Lunes sale los lunes, Martes sale los martes, etc.). La tasa de nacimientos está controlada por la Oficina de Asignación de Niños (OAN) liderada por Nicolette Cayman (interpretada por Glenn Close) la cual mediante la Ley de Asignación de Niños permite sólo la crianza de un niño por familia, los demás niños nacidos ilegalmente son congelados hasta que la población haya disminuido y éstos puedan ser nuevamente descongelados.

Opinión personal

La película es excelente. Cada aspecto de ella está muy buen cuidado y trabajado. Los efectos audiovisuales; tanto los visuales como la banda sonora y efectos de sonido denotan una gran calidad de producción. Las grandes interpretaciones de los personajes principales están aseguradas por el propio elenco. Tanto las actuaciones de Willem Dafoe, Glenn Close y la propia Noomi Rapace (en todas las versiones de las hermanas y su alter ego) son extraordinarias. La película no es para nada lenta, en todo momento mantiene activo al espectador, las escenas de acción y suspenso están bien argumentadas y desarrolladas a la perfección. La historia es increíblemente original y llena de plot twists (haciendo un poco difícil el análisis de la película sin spoilers). Sin lugar a dudas, el espectador no se decepcionará. En una época del cine donde las buenas historias escasean, ¿Qué le pasó a Lunes? redobla las apuestas y compite codo a codo con los blockbusters de la gran pantalla. Muy probablemente en el futuro esta cinta se vuelva una película de culto del sci-fi distópico. Puntaje: 10/10.

¿Pueden los días de la semana ser buenos amigos?

Quizás el aspecto central de la trama radica es la psicología de los personajes;  de éstas siete hermanas, cada una representando uno de los siete días de la semana. Es un lindo juego mental, pensar qué tipo de personalidad uno mismo le podría atribuir a cada día de la semana. Quizás sea una personalidad independiente a cómo nos sentimos respecto de ese día, o quizás no, y le impregnemos parte de nuestros sentimientos a la personificación de los días. Esto se asemeja bastante a cuando el protagonista habla con partes de su personalidad, cada una distinta a la otra, representando una versión de sí mismo. Varias historias toman este tipo de recursos.



Respondiendo a la pregunta inicial, la trama plantea una excelente interrelación entre las personalidades de las hermanas. En mi opinión, una personalización del Lunes sería alguien ordenado, calculador, sereno, aguardando los retos de la semana. Un Martes, sería alguien con la guarda baja, gracioso, que es responsable pero no tan organizador como Lunes. Miércoles ya sería alguien menos atado a las responsabilidades, más musical, artístico, más expresivo. Jueves sería alguien pesimista; sería ese alguien que espera a que llegue la hora de irse cuando hace unos pocos minutos que entró al trabajo; alguien dormilón que vive a café constantemente. Viernes sería alguien sociable, un búho en la noche, atrapado en los vicios quizás, con antecedentes leves, prácticamente contrario a Lunes, pero con excelentes historias para contar a los demás. Sábado sería alguien que le guste viajar, hacer deportes al aire libre, le gustan los animales y probablemente tenga 2 o 3 mascotas en su casa. Domingo sería el familiero del grupo, el hermano que une a los demás días, que los escucha, los aconseja y los ayuda en lo que sea posible.

Volviendo a la película, la psicología de las siete hermanas es excepcional. El flujo de la historia nos va revelando características de cada una de las personalidades y vamos simpatizando cada vez con ellas. Personalmente, las que más empatía me generaron fueron Jueves y Viernes, una por su carisma y liderazgo y otra por su intelecto. La historia misma de cómo estas hermanas fueron criadas, así como también el hecho de  tener que llevar la misma identidad para mostrar en el mundo real, genera complicidad, unidad y sobretodo confianza entre ellas. No solo la hermana que sale afuera está obligada a contar todo lo que hizo, vio y dijo con sus hermanas, sino también está obligada a compartir cualquier daño físico permanente que provoque sospechas en la sociedad sobre su verdadera tramoya. La libertad de expresión individual de cada hermana está sólo confinada a su casa. Hacia afuera, sólo son una variante más de Karen Settman. La propia simbología de Karen Settman (nombre de la madre de las siete hermanas) hace pensar en que todos, en alguna medida, somos una expresión de nuestros padres, tanto física como psicológicamente. 

Los antagonistas de la película son individuos que bien podrían existir en nuestro planeta en un futuro no muy lejano, no obstante, quizás por razones intrínsecas a la trama misma de la película, se les dé un toque de psicopatía al final (principalmente al personaje de Glenn Close). Sin embargo, medidas como la Ley de Asignación de Niños podrían estar a la vuelta de la esquina en unos 40 o 50 años, ya que la película se sitúa en el año 2073.

El mundo de ¿Qué le pasó a Lunes? es un mundo bastante trastornado. Hay una clara distinción entre clases sociales, con ambientes post-apocalípticos pero a la vez futuristas, acondicionados por climas bastante grises y nubosos utilizando una paleta de colores bastante monocromática (tonos grises, azules, marrones, blancos, pero no una mezcla de todos en el mismo escenario) resaltando considerablemente cualquier prenda o distintivo de color que los personajes lleven consigo, probablemente como un símbolo de expresión personal. 

Espero no llegar a ver un mundo así, que los gobiernos del mundo tomen conciencia de la problemática mundial de la población así como también de la desigualdad en la repartición de la riqueza y los recursos. No fomentemos la errónea interpretación de que el darwinismo marca la lucha entre clases como decía Marx (darwinismo social) y en cambio sí apostemos por la unión de las colectividades a lo largo y ancho del globo como una mente colectiva que cuida de sí misma como un gran simbionte.

Langston Hughes (1902-1967) Poeta, novelista, columnista afroamericano. Uno de los principales impulsores del Renacimiento de Harlem (Nueva York) que consistía en reivindicar el arte negro.

Finalmente, ¿por qué elegir el poema de Langston Hughes? El hecho de que este poema esté comentado en la película por un empleado afrodescendiente parece ser un guiño directo por parte del director hacia Hughes. El "sueño" al que alude en este caso podría ser el sueño de Lunes de querer ser Karen Settman y tener una vida normal, aunque también todas las hermanas en el fondo deseaban lo mismo para sí y poder al final hacer aquello que realmente les gustaba. En el caso de Lunes, este deseo está más acentuado por determinadas razones que la trama se encarga de ir revelándonos y al final el espectador logra entender sus intenciones y por qué hace lo que hace. El poema de Hughes describe a la perfección la direccionalidad de las acciones de Lunes al querer conquistar su sueño de tener una vida libre sin ataduras.