sábado, 4 de noviembre de 2017

Análisis | El Color que cayó del cielo // La llamada de Cthulhu


"El Universo no fue hecho a la medida del hombre, tampoco le es hostil: es indiferente." - Carl Sagan (cosmólogo estadounidense)


En esta oportunidad quiero compartir mi análisis, de dos cuentos de Howard Phillips Lovecraft (1890-1937), autor que salió elegido en la pasada reunión del Club de Lectura de la Casa INJU. Los dos cuentos seleccionados son dos clásicos de su obra: El Color que cayó del cielo (1927), La llamada Cthulhu (1928). Antes de comenzar, me gustaría hacer hincapié y recomendar escuchar los audiolibros de los cuentos señalados. En mi opinión, la lectura del género de terror requiere cierta ambientación y concentración - tanto en la lectura como en la interpretación de los relatos - y en este sentido, los audiolibros son una buena forma de experimentarlo.

Debo admitir que no había leído nada de Lovecraft hasta la reunión del Club de Lectura. En parte, porque había abandonado el género de terror hacía muchos años y sentía que no iba a leer nada nuevo o nada que me impactara. ¡Cuán errado estaba! Lo cierto es que ahora soy fanático de la obra lovecraftiana y todo el universo de horror cósmico. Agradezco la oportunidad de leerlo y de ahora en más se irán colando nuevos análisis de la obra del buen Howard Philips. 


Lovecraft y la ciencia

"Los hombres de ciencia sospechan algo sobre este mundo, pero lo ignoran casi todo. Los sabios interpretan los sueños, y los dioses se ríen." - H. P. Lovecraft 

Antes de comenzar el análisis de los cuentos, quería comentar un par de cosas con respecto a la literatura lovecraftiana y el pensamiento científico. Para quienes hayan leído a Lovecraft alguna vez, sabrán que la ciencia está presente y forma un pilar importantísimo en la construcción de las historias, su desarrollo y en la naturaleza misma de los personajes/entidades y entornos. El terror cósmico introducido desde un punto de vista científico-lógico es el leitmotiv de sus historias, pero no visto como un cruce entre lo desconocido versus lo conocido, sino moldeado en una cosmovisión fraterna entre lo que se sabe y lo que no se sabe. La ciencia en Lovecraft es la manera en que nos acercamos al terror, ya sea a través de la descripción de experimentos, de entrevistas con expertos científicos, de relatos de periódicos o del propio razonamiento de los protagonistas.

"La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido." - H. P. Lovecraft



La curiosidad de Lovecraft por la ciencia - particularmente la astronomía, la química y la biología - se ve reflejada de principio a fin en sus historias; y me atrevería a decir, que podría ser una forma de hacer llegar la ciencia a muchas personas. La divulgación científica a través del terror es algo bastante inexplorado por parte de los científicos. El miedo a lo desconocido, en general, tiende a generar ignorancia, quietud intelectual y por eso es un arma de doble filo. Lovecraft es consciente de la naturaleza de la investigación científica, la imposibilidad de alcanzar verdades absolutas y del carácter azaroso e indiferente del Universo para con nuestra especie. Es a través de este tipo de ideas que introduce el miedo, el cual es indescriptible (incluso para la ciencia); un miedo que es incalculable, pero a la vez sin peso alguno en sus historias. En ninguna historia el lector se identifica con algún personaje, simplemente observa, escruta, saca conclusiones y en el proceso se paraliza frente a la terrible conclusión de trasfondo: la especie humana es una mancha insignificante e infinitamente pasajera en el vasto Universo. 

"A mi parecer, no hay nada más misericordioso en el mundo que la incapacidad del cerebro humano de correlacionar todos sus contenidos. Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de mares negros e infinitos, pero no fue concebido que debiéramos llegar muy lejos. Hasta el momento las ciencias, cada una orientada en su propia dirección, nos han causado poco daño; pero algún día, la reconstrucción de conocimientos dispersos nos dará a conocer tan terribles panorámicas de la realidad, y lo terrorífico del lugar que ocupamos en ella, que sólo podremos enloquecer como consecuencia de tal revelación, o huir de la mortífera luz hacia la paz y la seguridad de una nueva era de tinieblas." - H. P. Lovecraft ("La Llamada de Cthulhu")



No existe tal cosa llamada destino, no hay propósitos, karmas, o justicia poética. Sólo nos queda existir, sobrevivir - en el sentido darwinista más puro - a un Universo apático y convivir con ello hasta el momento de nuestra muerte. El supuesto "momento" en que las ciencias nos "darán a conocer terribles panorámicas de la realidad" ha ocurrido y ¡está ocurriendo! Son "terribles" en el sentido de que reducen más un ya golpeado ego antropocéntrico, suplantado por un Universo frío, inexpresivo, infinito e inconcebible para la mente humana. La Teoría Heliocéntrica del Sistema Solar de Copérnico, la Teoría de la Evolución por Selección Natural de Darwin, la Física Cuántica de Schroëdinger y la Teoría de la Relatividad de Einstein, son solo algunos ejemplos de avances científicos que modificaron nuestro lugar y visión de la realidad. Hoy por hoy, nuevos avances sobre universos paralelos,  mentes artificiales o la búsqueda de vida extraterrestre (por citar algunos), están desafiando cualquier intento de aferrarnos a "algo"; algo que nos permita sobrellevar en paz nuestra dudosa e insignificante existencia. Una patada a la yugular a nuestro histórico ego. 

Lovecraft era un frenético anti-religioso, un destructor de supersticiones, un verdadero luchador en contra del fanatismo dogmático. Para Lovecraft la ignorancia es como un suero de la felicidad de las mentes pequeñas. El Universo puede ser indiferente y asustadizo, pero es ahí donde radica la verdadera esencia de la Naturaleza. La ignorancia sólo hará más leve tu pasaje en este mundo. 

Lovecraft y el horror cósmico en la cultura popular científica


Esta pasión por lo desconocido ha dejado secuelas, tanto en la cultura popular como en la "cultura científica" (si se me permite la expresión). De lo primero, existen innumerables ejemplos, ya sea porque autores del género han tomado inspiración en su obra, o porque existen referencias de todo tipo y color en otros géneros y medios artísticos (cinematográficos, televisivos, teatrales, etc.). 

En el opening del show Rick & Morty se hace referencia la Cthulhu. 

De lo segundo quizás se desconozca un poco más. No es nada nuevo que los científicos - dado que son personas como cualquier otra - utilicen de musa la literatura en la búsqueda por el entendimiento de un campo de fenómenos. Dicho esto,  cada tanto algún que otro atrevido con PhD. se embarca en la difícil tarea de la transmisión de conocimiento científico por medio del análisis de los cuentos de Lovecraft. Páginas web como la Journal of Lovecraftian Sciences, desglosa de manera exquisita todos los cuentos de Lovecraft bajo una lupa de lógica y ciencia. Es una página escrita y dirigida por científicos; mentes que aprendieron el camino de la lógica y la razón, y que se vuelcan en la literatura del horror cósmico con dos objetivos: promover el razonamiento científico y la obra del Lovecraft. Uno puede suscribirse gratuitamente por mail y recibir los post semanales acerca de la ciencia detrás de los cuentos lovecraftianos.


En la misma línea, ya en calidad individual, el físico teórico estadounidense Benjamin Tippett de la University of British Columbia, quién se especializa en la teoría de universos paralelos (el famoso Multiverso), así como también viajes espaciales, agujeros de gusano, entre otros temas fascinantes de la cosmología teórica, ha dedicado sus esfuerzos divulgativos en la vinculación de la obra lovecraftiana y sus investigaciones. Sus trabajos están disponibles de manera libre en Internet (mediante la plataforma Google Schoolar) pero tengo que advertir a los lectores que sus trabajos son bastante pesados pero no imposibles de digerir. Imprescindible leer Los Mitos de Cthulhu antes de leer la obra de Tippett. 


Lo que sigue a continuación está plagadísimo de spoilers, así que si no leyeron los cuentos, tengan en cuenta que me tomaré todas las libertades que crea necesarias. 

El Color que cayó del cielo

Este relato en su título original "The Colour Out of Space" es un cuento ubicado dentro del subgénero denominado "wierd fiction" (o "ficción rara")  - creado por el mismo Lovecraft - publicado por primera vez en la revista Amazing Stories en setiembre de 1927 en Estados Unidos. 

Sinopsis

Narrado por un ingeniero encargado de hacer un estudio para edificar un embalse en un remoto lugar llamado Arkham, se cuenta la historia de un terreno supuestamente “maldito”. Un anciano vecino llamado Ammi le explica que el motivo del estado de dicha parcela fue provocado por la caída de un meteorito. Con el paso del tiempo, el meteorito comenzó a provocar ciertas rarezas a su alrededor, como por ejemplo, mutaciones en los animales y las plantas, así como también induciendo la locura en los miembros de la familia Gardner que vivía allí. 

El análisis estará enfocado en varias partes: (1) la naturaleza del "Color", (2) la química del "Color", (3) la salud y psicología de la familia Gardner al ser afectados por el "Color", y (4) el impacto ecológico que provocó el "Color" en los alrededores de la granja, los animales y las plantas. 

¿Qué caraj** es el "Color" que cayó del cielo?


El propio Lovecraft asegura que el Color es algo tan alienígena que es imposible de categorizar. De hecho, el objetivo de la historia es que el lector no logre quedar satisfecho con las explicaciones dadas, y se queda con la idea de que es algo completamente desconocido. Es la gracia de todo el asunto. No obstante, la ciencia siempre tiene cosas para decir. Dado que su origen es netamente extraterrestre, podemos asignarle tres categorías, dependiendo de su naturaleza: (1) es una propiedad del Universo (o de algún otro Universo) aún no caracterizada; (2) es algún tipo de tecnología alienígena o extra-dimensional; o (3) es algún tipo de vida alienígena o extra-dimensional. 

La primera de las hipótesis sugiere que el Color es una suerte de propiedad no descubierta hasta el momento que caracteriza a nuestro Universo. No debería ser algo de extrañarnos. Las ondas electromagnéticas también lo fueron en su momento. El problema aquí es que, a diferencia de las ondas electromagnéticas, no poseemos la tecnología y el conocimiento adecuado para medir y entender sus propiedades, haciendo de su naturaleza algo indeterminado. No podríamos apelar a que es una fuente de radiación ionizante ya que, de serlo, sus efectos deberían decrecer con la distancia. O sea, a medida que me alejo del objeto, sus efectos son menos notorios. Con el Color no ocurre esto, porque, a medida que avanza, los efectos son igualmente perjudiciales para los seres que contactan con él tanto en los bordes como dentro de su rango de acción. 



Sería bastante lógico suponer, que en caso de que su acción sí decreciera con la distancia, la naturaleza del Color fuera de tipo radioactiva o similar, puesto que es sabido que la radiación en ciertas cantidades produce mutaciones en los organismos vivos, deteriorándolos. Esto podría ser fácilmente descartable utilizando un Contandor Geiger, el cual mide la cantidad de partículas ionizantes en el ambiente. El problema es que el Contador Geiger fue inventado en 1908 (por el propio Hans Geiger y su colega Ernest Rutherford), y la historia contada está ubicada en la década de 1880 por lo que para los científicos de la historia les hubiera sido imposible determinar dicha naturaleza. Otra observación que sugiere que el Color no es radiación es que su brillo - aunque indescriptible - es apreciable por el ojo humano, a diferencia de la radiación que es invisible para nuestro ojo. No obstante, sí sabemos que algunas sustancias sometidas a radiación pueden brillar, pero de tratarse de una sustancia radioactiva debería poder ser clasificable de acuerdo a las propiedades de la materia (masa, volumen, composición), cosa que no es el caso. 


También se descarta la posibilidad de que sea un contaminante ambiental. Si bien se establece cierta relación físico-química con el agua; propiedades tales como densidad de flujo o gradientes de concentración no son aplicables. Nuevamente, los efectos deberían decrecer con la distancia, pero el área de impacto es consistente en todos los puntos. 

Disco de Oro de las misiones Voyager (1977).

La segunda hipótesis manejada establece que el Color es una suerte de tecnología alienígena o de alguna civilización extra-dimensional, enviada a la Tierra a darse a conocer. En otras palabras, una suerte de Disco de Oro de las misiones Voyager 1 y Voyager 2, ambas lanzadas en 1977. En ese disco se contenían ciertas informaciones acerca de nuestra sociedad, los conocimientos alcanzados por nuestra civilización e información sobre nuestro lugar en la galaxia. Perfectamente, el Color podría ser una forma alienígena de comunicación con nuestra sociedad, que por otro lado, tuvo un desenlace trágico. En la misma línea de pensamiento, quizás el Color es una forma de probar que hay vida en la Tierra. ¿Qué mejor forma de asegurar que algo tiene vida que matándolo? Eso sí, basándonos en los estándares de vida en el sentido biológico terrestre que se conocen, de lo contrario es inútil siquiera el término "vida". 

Yéndonos al extremo, el Color podría ser una suerte de arma inter-dimensional, utilizada para borrar cualquier civilización de forma que sólo quede la "civilización del Color". Si bien el impacto parece tener un alcance de unos pocos árboles a la redonda, al final del cuento se nos dice que "el brillo se estaba expandiendo de a poco, quizás una pulgada al año". Por eso, el Color quizás sí está "digiriendo" el planeta, a una tasa lenta en lo que refiere a la vida promedio de un humano. No obstante, si hiciéramos el cálculo - que de hecho lo hice - tardaría unos 66 yotta-años, es decir, un 66 seguido de 24 ceros (66 000 000 000 000 000 000 000 000 años), lo cual es ¡mayor que la edad de (este) Universo! Difícilmente, se trate de un arma "traga-planetas" de otra dimensión, ya que de existir universos paralelos, todos tendrían la misma edad. En cualquier caso, la civilización extra-dimensional que mandó el arma no tomó en cuenta que podían existir planetas tan grandes como la Tierra, quizás porque su planeta es más pequeño. Pura especulación...(Para quienes quieren saber cómo hice el cálculo, simplemente determiné el volumen de la Tierra como una esfera de 6731 km de radio, y convertí ese valor a pulgadas cúbicas). 

La tercera hipótesis siguiere que - en lugar de un arma enviada por una civilización - el Color ES efectivamente una entidad espacial; una forma de vida completamente diferente a lo conocido, proveniente ya sea de algún rincón del universo o de algún rincón de otro universo vecino. Dado que no posee cualidades de contaminante, no es radioactivo y no posee ninguna propiedad física conocida cuantificable, es altamente probable que se trate de algo de otra dimensión. El hecho de que se "alimente" del entorno; de la vida misma de los organismos - incluyendo la familia Gardner - es posible que el Color sea un organismo en busca de comida. De tratarse de un organismo inter-dimensional tiene todas las libertades de comportarse como sea que comporten en algún otro universo y por eso es completamente indescriptible. 

En la página de Journal of Lovecraftian Sciences, se habla del Color como una suerte de organismo biológico cuántico, con todas las propiedades que el universo cuántico posee. No me soprendería que Lovecraft lo viera de ese modo, la física cuántica es un área de lo más intrigante y los trabajos de Schroëdinger fueron publicados más o menos en la misma época en que Lovecraft escribió ese cuento. Supongo que nunca sabremos si realmente fue así. Otra observación que podría sugerir que se trata de un organismo biológico este pasaje: "Y desde ese lugar herido y lejano, había visto algo elevarse de forma libre, solo para hundirse de nuevo en el lugar desde el cual, el gran horror se había disparado al cielo". Esto podría sugerir que el Color produjo alguna especie de propágulo como si se estuviera reproduciendo para luego seguir viajando por el cosmos en busca de nuevos mundos. 



"¿Qué es? Sólo Dios lo sabe. En términos de importancia, supongo que la cosa que Ammi describió podría haber sido llamada gas, pero este gas obedecía leyes que no son de nuestro cosmos. Esto no fue un fruto de aquellos mundos y soles que brillan en los telescopios y placas fotográficas de nuestros observatorios. Esto no fue un aliento de los cielos cuyos movimientos y dimensiones son medidas por nuestros astrónomos. Era sólo un color que cayó del cielo - un espantoso mensajero de reinos más allá del infinito; de reinos cuya mera existencia aturdirían nuestros cerebros con un abismo negro extra-cósmicos que se abren frente a nuestros frenéticos ojos". - H. P. Lovecraft ("El Color que cayó del cielo")

La química y percepción del Color


En términos simples, un color es una propiedad física de un objeto que produce alguna respuesta visual en el ojo humano como resultado del reflejo, la absorción o la emisión de luz. La luz visible es una parte del espectro electromagnético (EM). La influencia de la química en la obra de Lovecraft es notable. Él mismo adquirió un espectroscopio, un instrumento que permite descomponer la luz blanca en una variedad de longitudes de onda (colores del violeta al rojo). Este instrumento permite visualizar la composición de las cosas, ya que los objetos absorben, emiten o reflejan la luz y en un espectro continuo (como el arcoiris) se producen bandas negras características de cada elemento de la tabla periódica, cuando se los calienta.

Espectro del Silicio

Ahora bien, en la década de 1920, Cecilia Payne-Gaposchkin, una astrónoma de Harvard, descubrió que las estrellas estaban formadas por los mismos elementos que la Tierra (hidrógeno y helio principalmente, y en menor proporción oxígeno y nitrógeno) estableciendo que no eran entidades completamente diferentes. Este trabajo pudo haber inspirado a Lovecraft (quien era un gran aficionado a la astronomía), ya que el trabajo de Payne fue publicado antes de que saliera a la luz el cuento. Incluir el estudio espectroscópico como forma de identificación del Color pudo haber sido inspirado en la metodología de Payne a la hora de trabajar con objetos del espacio exterior.

Dado que el color de el Color (valga la redundancia) es indescriptible, uno puede imaginar libremente cualquier color del espectro de la luz visible o al menos intentarlo. Es un lindo juego compartir cómo ve cada lector el Color. Personalmente, lo veo como una mezcla de colores entre azul, rojo y amarillo (los tres colores primarios). No obstante, la percepción de los colores es algo que varía de persona a persona. Cuando la luz ingresa en nuestros ojos, ésta reacciona con las células del ojo (los conos y los bastones). La intensidad de la luz es detectada por los conos y los colores por los bastones. Dado que la luz visible se compone de varios colores, cada bastón está especializado en la recepción de un tipo específico de color (longitud de onda). Los humanos poseemos tres tipos (tipo-S, tipo-M y tipo-L) y podemos ver aproximadamente un billón de colores. Por otro lado, hay animales que pueden ver más allá del espectro de la luz visible: animales que ven en infrarrojo como las serpientes, o en ultravioleta como las abejas. Se dice que los dinosaurios podrían ver en ultravioleta también (además del resto de los colores de la luz visible).

Rango de longitudes de onda para los humanos (arriba) y para las abejas (abajo).

No obstante, no tenemos evidencia alguna de que el Color sea alguna forma de radiación electromagnética de algún tipo, ya sea artificial o natural, y que ADEMÁS, sea visible por el ojo humano. Por tanto, sólo nos queda hipotetizar que: (1) puede ser que el Color genere longitudes de onda por fuera del espectro visible pero de alguna forma produce sinapsis (conexiones nerviosas) en nuestros conos y bastones generando una proyección confusa en nuestro cerebro, (2) puede ser que el Color sí genere una longitud de onda visible pero que provoque mutaciones en las células del ojo, haciendo que no podamos clasificar qué tipo de color es, o (3) el Color genera ondas electromagnéticas que están por fuera del espectro electromagnético, siendo esta algún tipo de manifestación electromagnética proveniente de energía o materia oscura, dado que componen buena parte del Universo conocido (un 96%).


Otra de las referencias científicas dentro de la historia, es el famoso Test Borax Bead, aplicado por los científicos de la universidad, para determinar la composición del meteorito. Es interesante notar que este test se utiliza solo para sustancias inorgánicas y sirve para identificar algunos metales. En la historia, el resultado del test es negativo, a pesar de que Lovecraft describe el material como algún tipo de metal, por lo que podría tratarse de algún metal que no entra en el rango de identificación del test. Los metales son típicamente sólidos, magnéticos, maleables bajo el calor y conducen tanto el calor como la electricidad. Todas propiedades atribuibles al meteorito. En astronomía, los meteoritos están compuestos de metales, que al cortarlos, producen un patrón de bandas característico de cada aleación metálica. El hecho de que se funda con los materiales de contención y desaparezca parece ser algún tipo de volatilidad espontánea.

Por último, me gustaría señalar que Lovecraft escribió - además de sus historias - artículos científicos y material académico en este campo de estudio. De hecho, su primera publicación fue para una revista de aficionados a la astronomía acerca de cometas, así como también una enorme cantidad de material académico sobre química y electricidad. El escritor y crítico literario, S. T. Joshi, aficionado a la obra de Lovecraft, rastreó 6 volúmenes de química titulados Chemistry I, II, III y IV, otro titulado Magic y otro titulado Electricity, escritos por el propio Lovecraft en el año 1902. Uno de los libros de S. T. Joshi es precisamente The Science of H. P. Lovecraft (2005).


El impacto del Color en la salud y psicología de la familia Gardner


Esta parte del análisis no pretende ser una suerte de recopilación morbosa de los procesos sufridos por la familia Gardner causados por el Color; esa parte la dejaré en manos del lector para que lo descubra por sí mismo. Muy por el contrario, me gustaría hacer hincapié en cómo vería la medicina y la psicología actual los síntomas causados por el Color. Sin duda, muchos de ellos son similares a los causados por la exposición a la radiación ionizante e incluso el propio Lovecraft estuvo influenciado por esa temática a la hora de escribir esta historia. Es más, Lovecraft usó parte de los reportes sobre el efecto de la radiación en muchas fábricas de Providence como inspiración. El uso de la tecnología basada en la radiación estaba comenzando a ser usado así como también se empezaban a conocerse las consecuencias de la exposición. Hoy en día sabemos que los televisores, las heladeras y los radios microondas eran tremendamente radioactivos y hay reportes de pacientes con cáncer a lo largo y ancho de los Estados Unidos. 

De acuerdo con los expertos, los síntomas por exposición a la radiación incluyen: nauseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza y fiebre. Claramente, los síntomas y su grado de desarrollo dependen de la cantidad de tiempo de exposición a la radiación. Cuanto más tiempo, peor los síntomas. Los síntomas más tardíos incluyen: mareos, desorientación, debilidad, fatiga muscular, pérdida de pelo, vómitos con sangre, infecciones y baja presión arterial. No obstante, cualquiera de estos síntomas pueden ocurrir en cualquier momento, dependiendo del grado de exposición. Y ciertamente, en el caso de la Enfermedad del Color, los síntomas mencionados aparecen a los pocos días de exposición. 

Es bien sabido que la radiación produce mutaciones en las células; mutaciones que generalmente no son reparadas y generan daños en el funcionamiento y la estructura de nuestro cuerpo. Eventualmente, esto puede provocar varios tipos de enfermedades pero todas llevan al mismo destino: la muerte. La radiación solar (en forma de rayos UV, principalmente) es una de las fuentes de radiación más comunes y dañinas a las que estamos expuestos, pero existen otras fuentes. De hecho, todo el tiempo estamos bombardeados con radiación, pero en bajas cantidades, lo suficiente como para permanecer con vida un tiempo bastante prolongado. Frecuentemente, las mutaciones atacan genes que afectan la proliferación de las células, haciendo que generen nuevas células hijas - por mitosis - de forma deliberada y no bajo un accionar controlado. Esto es lo que se conoce como cáncer y los genes afectadas son llamados oncogenes. El organismo no puede combatir estas nuevas células porque son reconocidas como propias, y al atacarlas se afectarían tanto células sanas como cancerígenas. Cuando el sistema inmune sí ataca a las propias células, es lo que se conoce como enfermedad inmuno-degenerativas. 


Siguiendo esta línea pensamiento, aunque ya entrando en terreno especulativo, la naturaleza mutagénica del Color podría causar mutaciones en las neuronas de la familia Gardner, generando desvarío y provocando en última instancia la locura. Otra hipótesis podría ser que el Color - entendida como una forma inter-dimensional de vida - se estuviera comunicando mentalmente con la familia Gardner provocando trágicamente la locura. Ya sea la alteración celular de las neuronas dada la naturaleza físico-química del Color o la posibilidad de una comunicación psíquica o telequinética con la familia Gardner, lo cierto es que la psicología de los mismos fue durísimamente afectada. Yo me inclinaría por un efecto mutagénico ya que también afecta las demás células del cuerpo provocando las deformidades descritas.

El impacto ecológico en la granja

En sintonía con lo dicho en la sección anterior, el hecho de que el Color sea mutagénico afecta a todos los organismos vivos por igual, puesto que todos comparten la misma forma de información genética: el ADN. En este sentido, la exposición al Color afecta tanto a plantas, como animales, hongos o bacterias. De los dos primeros es que tenemos descripciones, de los dos últimos prácticamente nada. Esto me ha dado la idea de que quizás, el Color sí sea una suerte de organismo extra-dimensional que al ingresar al agua, haya actuado en las bacterias que se encontraban en el agua y, dado que éstas son más propensas a recibir mutaciones (entre otras cosas porque no poseen sistemas de reparación muy fiables), éstas hayan infectado a los animales y las plantas, liberando al Color dentro de los organismos. Algo así como una suerte de parásito inter-dimensional. Así es como eventualmente se trasladó a lo largo de la cadena alimenticia, y explica por qué animales como conejos y perros también sufren aberraciones anatómicas. Para el caso de las plantas es bastante más obvio dado que todas consumen agua directo del suelo, contaminado por el Color. 

Hablando de plantas, quiero tomarme un momento para señalar una referencia realizada por Lovecraft a una planta realmente rara que sí existe en la realidad y que seguramente, bajo la incidencia del Color, sea más terrorífica aún. Se trata de la Col de los Pantanos (Symplocarpus foetidus) una planta de humedales que huele muy mal (de ahí el término "foetidus" de fétido en latín). El mal olor es para atraer a sus polinizadores, principalmente abejas y moscas. Tiene la capacidad de producir calor y evitar así el congelamiento durante el invierno. Por otra parte es usada para tratamiento de enfermedades respiratorias, musculares y articulaciones y para la retención de líquidos (antidiurético). La publicación del cuento en la revista Amazing Stories tiene por portada a una col de los pantanos gigante atacando a uno de los oficiales de la historia.

Otro aporte importante del Color sobre la biota de la granja es la luminiscencia. Si bien existen organismos que brillan por sí mismos (bioluminiscentes), ninguno de ellos es un animal o planta típico de una granja. Ahora bien, sí existe una bacteria llamada Vibrio fischeri, que produce luz y que en teoría, de ingresar en algún organismo, ¡este también se haría brillante! De hecho, existen proyectos para producir árboles brillantes para iluminar las calles en lugar de utilizar postes con luz artificial. Suena demasiado loco pero existe. Por otro lado, es sabido que los científicos han experimentado con la capacidad de producir luz por parte de bacterias y otros organismos (como las medusas), y han logrado producir animales que brillan en la oscuridad (conejos, cerdos, escorpiones, ratas). Ahora bien, todo este conocimiento fue adquirido muchísimo después de la muerte de Lovecraft por lo que no tenía forma de saber que esto podría ser posible. De cualquier forma, la naturaleza del Color podría ser como la de Vibrio fischeri y producir luminiscencia al infectar a sus organismos víctima.


Si bien las aberraciones anatómicas en general son algo más propio de la descendencia de organismos afectados por radiación, no es algo imposible que suceda durante la vida de un organismo. Los tumores y quistes son prueba de ello. No obstante, el surgimiento de nuevas extremidades, o de nuevos órganos durante la vida de un organismo expuesto, es mas improbable.


La Llamada de Cthulhu



La Llamada de Cthulhu (o en su idioma original, The Call of Cthulhu) es un relato breve en estructura de novelette escrito por Lovecraft en el año 1926. Sin embargo, la obra fue publicada por primera vez en la revista Weird Tales en ferebro de 1928. Esta historia presenta a la entidad de Cthulhu por primera vez, y sienta las bases de lo que será el ciclo literario de Los Mitos de Cthulhu, una colección de narraciones, escritas por Lovecraft y otros escritores de la weird fiction - conocidos como el Círculo de Lovecraft - sobre el universo de Cthulhu, que luego fueron compilados en un único libro.




Sinopsis

La historia está compuesta por dos narrativas principales vinculadas por una tercera: la voz del narrador. Sólo el narrador es capaz de interpretar correctamente lo sucedido y es consciente de la importancia de la información que tiene en su poder, y va narrándolo siguiendo el orden en que él mismo fue descubriendo la verdad. 
Comienza con la muerte de un eminente profesor de Providence, y el estudio de los documentos con los que estaba trabajando. Estos incluyen un informe sobre un ataque perpetrado por una secta. Una investigación sobre los miembros de la secta saca a la luz algunas pistas sobre la horrorosa criatura que venera, Cthulhu. Este ser, que supuestamente llegó con sus seguidores extraterrestres desde las estrellas, millones de años de la aparición del hombres, ahora descansa en un sueño profundo en la ciudad sumergida de R'lyeh. 
La segunda parte de la historia empieza con el cuaderno de bitácora del primer oficial de un barco que descubre la ciudad hundida, pues esta ha emergido a la superficie en el Océano Pacífico. La ciudad emergió porque "las estrellas eran propicias" y el tiempo para despertar a Cthulhu y sus engendros había llegado. 

Teoría de cuerdas, arañas lovecraftianas y geometría no euclidiana.


Aquí no hará falta separación de temáticas porque creo que hay un único tema central: Cthulhu. Partiendo de Cthulhu podemos hacernos varias preguntas: ¿qué clase de ser es? ¿de dónde proviene? ¿por qué ha venido a la Tierra? ¿dónde se ubica la ciudad de R'lyeh y qué características posee? Entre otras preguntas fascinantes...


Cthulhu es probablemente la entidad mejor conocida descrita de todo el universo lovecraftiano. No voy a extenderme en su descripción, sino que dejaré que los lectores se tomen la molestia de descubrirlo por sí mismos, además de que Lovecraft lo hace maravillosamente. A pesar de que cientos - sino miles - de artistas han intentado recrear a la criatura, es casi imposible imaginársela, puesto que para la mente humana es completamente inimaginable. Simplemente diré que Cthulhu es una especie de quimera entre pulpo, humano, murciélago y dragón. La propia naturaleza extraterrestre (e incluso extra-dimensional) de Cthulhu hace que sus descripciones y representaciones sean completamente inútiles. El propio nombre Cthulhu hace que cualquier intento de pronunciación sea estéril, y esa es la gracia de todo esto, crear entidades que se escapen incluso de cualquier lenguaje.

"Entre las angustias de los días que siguieron está el mayor de los suplicios: la inefabilidad. Jamás podré explicar lo que vi y conocí durante esas horas de impía exploración, por falta de símbolos y capacidad de sugerencia de los idiomas." - H. P. Lovecraft ("La Llamada de Cthulhu")

Así como la ciudad donde descansa - R'lyeh - aparenta ser rara, confusa y no euclidiana, del mismo modo, Cthulhu aparenta ser una entidad inclasificable desde el punto de vista físico. ¿Es un ente sólido? Debería serlo, o al menos eso aparenta. Pero, ¿podría ser líquido? ¿O gaseoso? En cualquier caso, debería estar formado por átomos, o sea, de materia, ¿verdad? Frases como "inmensidad gelatinosa verde" o "pesadamente baboso", pero a la vez "del tamaño de una montaña", hacen pensar que Cthulhu es una suerte de semi-sólido que puede variar su densidad de masa, como si se tratase de un líquido no-newtoniano. Un fluido no newtoniano es aquel cuya viscosidad varía con la temperatura y la presión. Si se le aplica mucha presión se comporta más como un sólido, en cambio, si aumentamos la temperatura se dilata y se comporta como un fluido.

¿Y qué tal si se encuentra en estado plasma? El estado plasma ocurre cuando las partículas cargadas rondan por el espacio que los contiene generando descargas eléctricas. En nuestra vida cotidiana, tenemos las lámparas de plasma o las luces de neón como grandes ejemplos. En esencia se trata de un gas muy (pero muy) calentado. Condiciones como estas pueden ocurrir en el Sol, donde hay temperaturas tan altas que los protones y electrones de los átomos revolotean por doquier y ya no forman parte de la entidad "átomo". A pesar de que en la Tierra difícilmente encontremos plasma en estado natural, en el resto del Universo es el estado más abundante.

El físico Michio Kaku asegura que el estado plasma tiene ciertas propiedades extrañas de distorsión de la realidad que, entre otras cosas, da lugar a apariencias multi-dimensionales. Pero, si Cthulhu estuviera hecho de plasma, ¿no debería poder existir solamente dentro de una estrella? Probablemente, pero aquí es donde entra la naturaleza de Cthulhu. Podría ser que utilice parte de la energía en estado plasma para proyectar su entidad, desde su hogar/dimensión, hasta nosotros; proyección que podría funcionar como una especie de esencia biológica. Sin duda que los encuentros con Cthulhu, ya sea frente a frente o en sueños, dejan secuelas psicológicas muy grandes que en parte podrían estar atribuidas a alguna especie de contacto con distorsiones espacio-temporales del estado plasma.


Por otra parte, ¿de dónde proviene Cthulhu? Se han mencionado varias veces en la historia que tanto Cthulhu como su séquito no son residentes de este espacio-tiempo. Esto explicaría por qué estas entidades pueden comportarse por fuera de los confines de nuestras leyes físicas. Esto da pie a lo que mencioné más arriba sobre las investigaciones de Benjamin Tippett y la teoría de cuerdas (o teoría M). La Teoría M sugiere que nuestra realidad está compuesta por 10 cuerdas o dimensiones, 3 de ellas son las espaciales, 1 es la dimensión del tiempo y las otras 6 son dimensiones imperceptibles. Permite la existencia de diferentes universos con diferentes leyes de la naturaleza (por ejemplo, que cambien las constantes universales como la carga del electrón, la velocidad de la luz, la constante de gravitación universal, etc.). En concreto, la Teoría M predice 10^(500) universos diferentes (un 10 seguido de 500 ceros); cada universo con sus propias leyes naturales. ¿Es Cthulhu originario de alguno de estos universos? Quizás, y de ser así, ¿cómo hizo para llegar hasta la Tierra? Viajar entre universos parece ser una tarea ardua y costosa, y probablemente ser de plasma ayude bastante con eso. Por otra parte, uno de los procesos más grandes de generación de energía, es la producción de antimateria, sin embargo, en nuestro universo no queda casi antimateria y la que hay es muy inestable, por lo que Cthulhu debe cargar el tanque de antimateria en su propio universo antes de venir aquí. La antimateria es materia compuesta por antipartículas, o sea partículas que poseen carga opuesta a la que poseen sus contra-partículas (o sea las partículas que forman la materia). Nuestro amigo Tippett sugiere que las singularidades de espacio-tiempo son en realidad puntos que comunican universos y puede ser que Cthulhu y su séquito hayan venido a través de uno de estos agujeros de gusano (también llamados Puentes Einstein-Rosen).


¿Pero qué hay de la biología de Cthulhu? Ya hemos mencionado la similaridad que tiene Cthulhu con los cefalópodos, los humanos, los murciélagos y los dragones, no obstante, creo que un par de cosas interesantes quedan aún por decir. ¿Cthulhu tiene sexo? Probablemente no, si bien su anatomía se asemeja a organismos que sí tienen reproducción sexual como único medio de reproducción (imagino que los dragones como todo organismo reptiloide tiene reproducción sexual), al ser una entidad única, no existe algo similar a "especie" en el sentido más biológico de la palabra, por lo que no podemos hablar de Cthulhu hembra o macho. En la historia se menciona que Cthulhu arribó a la Tierra hace unos 350 millones de años. Si rastreamos esa edad en la realidad, nos encontramos en el Período Cámbrico (Era Paleozoica) con un bestiario de organismos primitivos de lo más raro. Animales tales como Wiwaxia, Hallucigenia, Opabania o Anomalocaris, son solo algunos ejemplos de las rarezas que sabemos que existían hace tantos años. Si bien Lovecraft no tenía noción de este tipo de organismos, es curioso pensar que Cthulhu haya llegado a la Tierra en un período donde habitan animales extraños hoy extintos.

¿Existe algo parecido a Cthulhu en el bestiario de la Tierra? En 2012, fue descubierta una nueva especie de parásito en el intestino de las termitas. Se movía cual pulpo y ciertamente se parecía bastante a uno, solo que mucho más diminuto (y no era un pulpo propiamente dicho). Fue nombrado Cthulhu macrofasciculumque, y esta clasificado como "metámono" dentro del Reino Protista. Un desencajado completo en la clasificación científica actual. Otro organismo bautizado en el nombre de Cthulhu es la araña de la familia Pimoidae llamada Pimoa cthulhu (cuyo autor curiosamente se llama Gustavo Hormiga).


¿Y de R'lyeh? ¿Qué puede decir la ciencia sobre la arquitectura detrás de la ciudad donde descansa Cthulhu? La ciudad parece estar construida en base a la geometría no euclidiana, con ángulos erróneos. Entonces, ¿qué es la geometría no euclidiana? Supongamos una esfera, y en ella queremos trazar un triángulo. Si notamos bien, ese triángulo va a tener lados curvos, cuyos ángulos internos van a sumar más de 180°. No obstante, si lo proyectamos en un plano, esos lados van a pasar a ser rectos y los ángulos del triángulo ahora van a pasar a sumar 180°. El caso de una esfera, cuya superficie es convexa, es más fácil de visualizar, pero si hacemos lo mismo sobre una superficie cóncava, nuestro triángulo ahora va a tener ángulos que suman menos de 180°. Es difícil visualizar una construcción edilicia de este estilo, y mucho más una ciudad entera. Sería difícil suponer que una construcción así fuera hecha por humanos. ¿Qué es más peligroso y espeluznante que una ciudad con geometrías jamás construidas con ángulos erróneos, jamás vistas por el hombre, provenientes de un universo paralelo en estado plasma, cuyo propósito es ser el lugar de descanso de una entidad quimérica inter-dimensional? Sin duda es bastante perturbador.


Este tipo de construcciones me recuerdan mucho a una de las pinturas más conocidas sobre ilusiones ópticas. Se trata precisamente de la litografía del pintor alemán M. C. Escher llamada Relativity (1953). En ella se visualiza un mundo donde las leyes de la gravedad no se aplican al conjunto, y cuyas estructuras parecen estar centradas en sí mismas. Cada persona colocada en las estructuras vive en su propia realidad, con sus propias leyes, pero cuando se cambia de estructura, las leyes son diferentes.

Relativity - M. C. Escher (1953)


Para finalizar, ¿cómo se comunica Cthulhu? En un sentido más teórico, la pregunta se puede reformular de la siguiente forma: ¿cómo dos civilizaciones de universos diferentes pueden comunicarse? Un científico diría que las matemáticas serían la primera opción. Dado que las matemáticas son una forma de razonamiento deductivo basada en una sucesión de hechos, uno tendería a creer que a la hora de comunicarse con una civilización extraterrestre usaría matemáticas. En la película Close Encounters of the Third Kind (1977) dirigida por Steven Spielberg, se utiliza la música y dado que esta puede ser entendida en el lenguaje de las matemáticas, es posible transmitir el conocimiento mediante sonidos y relaciones lógicas. Esta película toma muchas características de "La Llamada de Cthulhu".

Volviendo a la historia, Cthulhu se comunicaba con las personas a través de sueños. ¿Esto es acaso posible? Hoy por hoy no, pero se han hecho enormes avances. Es posible mapear el cerebro con escáners y tomografías computadas durante los sueños y registrar la actividad cerebral en tiempo real, pudiendo identificar regiones más estimuladas que otras. Imagina cómo sería la tomografía computada del cerebro de Henry Anthony Wilcox durante su sueño con Cthulhu. Dado que las señales entre neuronas son meramente electro-químicas (sino eléctricas exclusivamente), se deduce que una de las áreas principalmente activadas durante el sueño es la corteza visual, dado que las ondas electromagnéticas del cerebro son mejormente traducidas a imágenes que a cualquier otro canal sensitivo (lo cual no impide soñar con olores, gustos, sonidos o tactos). Por otra parte, durante el sueño, el hipocampo es la región más activa, la cual a su vez es responsable de la memoria y por eso generalmente, soñamos sobre cosas conocidas (a pesar de simular situaciones nuevas). Asimismo, las regiones involucradas con la consciencia espacial, la coordinación y la lógica están silenciadas durante el sueño y por eso, nuestros sueños están más sujetos a las emociones que cualquier otro pensamiento. Esta es la oportunidad perfecta para sentir miedo y Cthulhu lo sabe muy bien...

Para ir cerrando...

En mi opinión, el miedo lovecraftiano es auténticamente original, tremendamente realista en el sentido más general, y terriblemente paralizante. Sus historias son una gran alegoría entre la psicología humana y la quintaesencia del Universo, conducidas a través de la ciencia y el pensamiento lógico. Una verdadera obra maestra, de uno de los más grandes escritores del género que hayan existido jamás.









sábado, 28 de octubre de 2017

Reseña | La Vida Secreta de los Árboles


Los árboles tienen una vida secreta que sólo les es dado a conocer a los que se trepan a ellos.” – Reinaldo Arenas (escritor cubano, 1943-1990)


¿Cuánto exactamente sabemos acerca de los árboles? ¿Podemos dar una definición clara de ellos? ¿Es posible compararlos con otras formas de vida, particularmente, con los humanos? ¿Los árboles sueñan? ¿Sienten dolor? ¿Tienen memoria? Estas y otras preguntas, son las que Peter Wohlleben trata de responder en su libro La Vida Secreta de los Árboles (2015), el cual ya lleva su 4ta edición, con más de 300.000 ejemplares vendidos en todo el mundo.

Ficha Técnica


Título original: Das Geheine Leben der Bäume.
Autor: Peter Wohlleben.
Editorial: Ediciones Obelisco.
Año de Publicación: 2015 (4ta Edición en el 2017).
Páginas: 220.
País: Alemania.
Diseño de Portada: Enrique Iborra (Fotografía: Corbis).
Traducción: Margarita Gutierrez.

Biografía | Peter Wohlleben


Peter Wohlleben nació en la ciudad de Bonn (Alemania) en 1964 y luego de graduarse en la Escuela de Silvicultura de Rottenburg, dedicó su vida a la ecología de bosques. Trabajó de guarda-parques en varios lugares y a medida que se familiarizaba con los bosques de su país, se dio cuenta del daño que las tecnologías y técnicas agropecuarias le estaban causando a los bosques nativos. Así fue que estudió ingeniería forestal y dedicó más de 20 años al servicio de la Comisión Forestal alemana. En la actualidad, dirige una iniciativa privada medioambiental en una zona boscosa en la que trabaja con el afán de reconstruir los bosques primigenios, hoy muy amenazados. Wohlleben también imparte seminarios y conferencias, y ha escrito diversos libros sobre bosques y la protección el medio ambiente.

Interconexiones en un bosque,
esquematizando la Wood-Wide-Web.
El enfoque de Wohlleben sobre los árboles es muy similar al enfoque que supo tomar Jacques Cousteau con los habitantes de las profundidades oceánicas. En su libro, Wohlleben intenta introducir al lector a la llamada “Wood-Wide-Web” o también conocida como “Red Microrrítica”, noción que involucra la interconexión de las plantas y los hongos – a través de estos últimos – dando una idea de dependencia colectiva y supervivencia poblacional por medio del transporte de carbono, agua, nitrógeno y otros nutrientes. Vale aclarar que el término “micorriza” viene del griego “mycos” que significa “hongo” y “rhizos” que significa “raíz”; e implica una asociación simbiótica entre las raíces de las plantas y los hongos, de forma tal que ambas partes se benefician.

El trabajo y enfoque de Wohlleben también se ve reflejado en el documental Intelligent Trees (2016) co-estelarizado por Suzanne Simard, una docente en ecología de bosques de la Universidad Británica de Columbia. Por otro lado, ambos han realizado en solitario y en conjunto varias charlas TED así como charlas de divulgación científica en otros centros de estudio a lo largo y ancho del planeta.

Entrevista a Peter Wohlleben acerca del libro

Trailer | Intelligent Trees

TedTalk - La Internet de la Naturaleza | Suzanne Simard

Hablando con los árboles | Peter Wohlleben


Contratapa


En los bosques suceden cosas sorprendentes: árboles que se comunican entre sí, árboles que aman y cuidan a sus hijos y a sus viejos y enfermos vecinos; árboles sensibles, con emociones, con recuerdos… ¡Increíble, pero cierto! Peter Wohlleben, guarda forestal y amante de la naturaleza, nos narra en este libro fascinantes historias sobre las insospechadas y extraordinarias habilidades de los árboles. Asimismo, reúne por una parte los últimos descubrimientos científicos sobre el tema, y por otra sus propias experiencias vividas en los bosques; y con todo ello nos ofrece un emocionante punto de vista, una manera de conocer mejor a unos seres vivos con los que creemos estar familiarizados pero de los que desconocemos su capacidad de comunicación, o su espiritualidad. Descubramos, gracias a este libro, un mundo totalmente nuevo…

Opinión


Comenzaré con los aspectos formales del libro. En primer lugar, es un libro con capítulos cortos, que se pueden leer en 5 minutos sin dificultad, y eso lo hace, por un lado, bueno pues pude llevarme el libro a todos lados y leerlo de a poco; pero, por otro lado, es malo, en el sentido de que algunas ideas pueden no estar del todo explayadas o poco desarrolladas. Quizás esto último se deba a la propia falta de conocimiento académico real sobre el tema, o por una necesidad del autor a mantener cierto nivel de explicación que sea accesible a la mayor cantidad de gente posible. 

Siguiendo en la línea de lo antedicho, el lenguaje es cotidiano, familiar, amigable y para nada abrumador, al punto de no requerir ningún conocimiento previo académico acerca de la temática. Los conceptos técnicos están bien disfrazados con metáforas cotidianas, y sólo aparecen explícitamente cuando son realmente necesarios. Me atrevería a decir que, perfectamente, los mini-capítulos podrían ser como pequeños bloques de una serie de la BBC con David Attenborough a la cabeza.


Desafortunadamente, es un libro que me costó bastante tiempo terminar, principalmente porque adquirí otros libros que me llamaron más la atención, además de que tuve que posponer varias veces la lectura por cuestiones de agenda con la Facultad. No obstante, el hecho de estar cursando en este semestre un curso de Sistemática de Plantas Vasculares (clasificación de plantas) me hizo apreciarlo más – o al menos ver con otros ojos – y tomarlo, no sólo como un libro de divulgación del montón, sino como una verdadera oportunidad de adentrarme en el mundo de la botánica.

Pero, a todo esto… ¿qué son los árboles? ¿Cómo es eso que los árboles sueñan, tienen recuerdos, se ayudan entre sí? Sin duda, el acercamiento del Wohlleben al mundo de los árboles, es a través de analogías antropomórficas y para aquellos que no les gustan este tipo de analogías, o las encuentran un poco egocéntricas, quizás cueste un poco asimilaras. De cualquier forma, es una manera bastante acertada para acercar a quienes sí pueden digerirlas y tomarlas por lo que son…analogías. La propia concepción del modo de vida “árbol” es compleja de por sí (¡incluso el propio término “planta” es difuso!), entrando en ese cajón de cosas que la mayoría de las personas dan por sentado que conocen. Los cursos de botánica de la Facultad de Ciencias o los de Facultad de Agronomía introducen a los estudiantes a muchas de las ideas que se desarrollan en el libro: ecología de bosques, fisiología vegetal, micorrizas, clasificación de plantas, entre otros; pero, ya sea porque hay un enfoque economicista/productivista, aplicativo o simplemente informativo, cualquiera de esos cursos pueden llegar a quedarse cortos, aunque las cuestiones más generales y prácticas están muy bien cubiertas.

Cloroplastos bajo el microscopio.
Las formas hexagonales son las células vegetales.
Los círculos verdes son los cloroplastos,
encargados de la fotosíntesis.
En este libro se habla de electrofisiología vegetal como moneda de cambio para explicar las complejas relaciones entre árboles de la misma especie, entre árboles de especies diferentes e incluso entre árboles y animales u hongos. Entiéndase electrofisiología como aquella rama de la fisiología que estudia los comportamientos eléctricos de las células. Es más fácil hablar de electrofisiología en animales porque existe una palabra más familiar como puede ser neurobiología o neurociencias. Dado que en plantas no hay neuronas, no nos queda otra que hablar de electrofisiología per se, puesto que solamente podemos hablar de células que producen descargas eléctricas. ¡Sencillamente alucinante! ¿Cómo es que no podemos entender este tipo de comunicación entre árboles, y aun así querer comunicarnos con seres de otros planetas? ¿Cómo seríamos capaces de reconocer formas de vida inteligente si vinieran en el formato de los árboles? No es que los árboles terrestres sean seres inteligentes, sino que quizás, en algún planeta lejano, hayan seres “con forma de árbol” que sí lo sean, y se comuniquen de alguna forma ligeramente avanzada a la forma en la que lo hacen los árboles terrestres.

El hecho de que los árboles puedan enfermarse, librar batallas contra los parásitos o contra los depredadores (aves comedoras de semillas, insectos comedores de corteza), entre otras cosas, hacen del libro más que una interesante opción para leer en alguna plaza, camping o bosque silvestre. 

Bosque de  Coníferas (Canadá)
Sin embargo, otro de los aspectos no tan positivos sobre este libro, es que el 100% de los ejemplos y estudios que se comentan, son acerca de especies europeas, concretamente de Europa Central, y por tanto, el lector puede no familiarizarse con las especies de árboles mencionadas (robles, píceas, hayas) aunque quizás otras sí (como los pinos).

Siguiendo en esta línea de aspectos debatibles acerca de la naturaleza del libro, el tinte de espiritualidad, en mi opinión, le impregna una subjetividad un poco sobreactuada e innecesaria. Aunque, por otro lado, es entendible que para hacerle llegar al público no versado y desinteresado la problemática del cambio climático enfocado a los árboles y los ecosistemas boscosos, es necesario acudir a la psicología y la sugestión espiritual que puede significar encontrarse en el medio de un bosque y “hacerse amigo” de la naturaleza, apreciar su belleza y “conectarse” con los árboles. Sin duda, la transmisión de la empatía es una herramienta clave en la búsqueda de provocar en los lectores alguna respuesta anímica de la problemática real que sufren los bosques del mundo. No me malinterpreten, la visión spinoziana de Goëthe sobre la naturaleza y la espiritualidad es, en mi opinión, de las mejores aproximaciones hacia la espiritualidad, pero en su justa medida. 

Es un gran libro sobre árboles, se nota que hubo pasión y dedicación en su realización. Hay un esfuerzo importante en la divulgación y eso es lo que me gustaría recalcar y aplaudir. Por un lado, nos introduce maravillosamente al fascinante mundo de los árboles con un lenguaje ameno y familiar, y por otro, quizás abusa de la subjetividad y la sugestión, muy necesarios en los tiempos que corren, pero dosificada, buscando la reacción y empatía de los lectores. Un granito más en la balanza a favor de la conservación de la biodiversidad. Las plantas en su conjunto (los árboles incluidos) son los seres pluricelulares más abundantes de la Tierra, y en el curso de la evolución permitieron, entre otras cosas, que Homo sapiens como Peter Wohlleben puedan escribir sobre ellos. 
Siempre hay más que ver en lo que respecta a nuestro Universo, y los árboles son un claro ejemplo de cercanía con nuestra cotidianidad, plagados de secretos todavía aún por descubrir. 



Puntaje: 4/5