martes, 19 de septiembre de 2017

Science Book Prize 2017 | Royal Society of London




Cada año, la Royal Society of London otorga el premio al mejor libro de divulgación científica. Luego de varios meses, los jueces finalmente anunciaron al ganador de entre varios nominados de las más diversas áreas del conocimiento científico. 


El propio jefe del panel de jurados - Richard Fortey - dijo: "Estamos sorprendidos de la gran variedad de libros que tenemos este año. Estos libros exploran nuevas fronteras, desde el interior en el cuerpo humano hasta los límites del infinito. Trabajan con las grandes preguntas de nuestro tiempo: ¿qué es lo que nos hace humanos?; política de género; envejecimiento, etc. Toma un gran coraje y habilidad afrontar estos tópicos complejos y muchas veces "mal vistos" por la sociedad, en una manera comprehensiva y disfrutable".

"El libro científico perfecto engloba descubrimientos científicos con elegancia en la comunicación. Haber leído estos libros, juzgarlos y compararlos entre sí fue difícil. La creatividad y peculiaridad de cada uno de ellos fue asombrosa y logramos conocer a fondo la personalidad de los autores así como de muchos hechos científicos", agregó. 

Desde el año 1988 el Premio al Libro Científico de la Royal Society of London ha tenido el placer de promover maravillosos libros de ciencia así como de hacer conocer a sus carismáticos autores. Ha abierto las puertas de la ciencia a audiencias no científicas a lo largo y ancho del planeta. Década tras década, el premio hace celebrado los notables aportes literarios de Stephen Jay Gould, Stephen Hawking, entre otros. Cada año un panel de expertos, que se renueva constantemente, elige el libro que cree más accesible y disfrutable por el público. Anteriores jueces que han tenido la ardua tarea de elegir han sido Sir David Attenborough, Jocelyn Bell Burnell, Brian Cox (quien fue el anfitrión en esta oportunidad), Tracy Chevalier entre otros. Este año se está celebrando el 30 aniversario del premio y la lista de nominados incluye libros de lo más curiosos. 

Les dejo el link de la ceremonia completa a los interesados:
Ceremonia Science Book Prize 2017 (Royal Society of London)

Sobre los jueces

El panel de jueces de este año lo conforman cinco personalidades aclamadas del mundo científico y periodístico: Richard Fortey, Naomi Alderman, Claudia Hammond, Sam Gilbert y Shaminder Nahal. 

Richard Fortey es paleontólogo, escritor y presentador de televisión que trabajó en el departamento de ciencias del Museo de Historia Natural de Londres por muchos años y ha publicado más de 200 artículos científicos. Ha escrito unos 9 libros para el público en general, dentro de las cuales 2 de ellos han sido galardonados con los premios Rhone-Poulenc y Samuel Johnson. Su trabajo científico ha sido reconocido con el Premio Michael Faraday en 2006 y el Premio Lewis Thomas de la Universidad Rockefeller en 2003. Es miembro honorable de la Sociedad Británica de Ciencia y de la Real Sociedad de Biología. Su última serie televisiva han sido Nature's Wonderlands: Islands of Evolution en la BBC en el 2016. 

Naomi Alderman es la autora de cuatro novelas: Disobedience, The Lesson, Liar's Gospel y The Power. Ganó el Premio Orange para nuevos escritores y el Premio Sunday Times Young Wirter. Fue selecta en la lista de los mejores novelistas británicos. Es presentadora del programa Science Stories en la BBC Radio y actualmente es Profesora de Escritura Creativa en la Unversidad Bath Spa. Es co-creadora una aplicación de audio libros. 

Claudia Hammond es una galardonada presentadora, escritora y psicóloga. Es la presentadora del programa radial All in the Mind & Mind Changers en la BBC y de Health Check and The Evidence en la BBC World Service Radio. Trabaja en la base londinense de la Universidad de Boston en materia de salud social y psicología. Su último libro Mind over Money analiza la psicología del dinero y cómo nuestra mente procesa las transacciones económicas. 

Sam Gilbert es miembro formal de la Real Sociedad Senior y miembro del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de California. Sus investigaciones tocan temas de función cerebral y su relación con la memoria, la planificación y el comportamiento social. Fue galardonado con el Premio de Psicología y Filosofía de la Universidad de Oxford. 

Shaminder Nahal es consultora especialista en ciencia del Canal 4 de Inglaterra. Antes de eso fue reportera en el mismo canal y ha recibido varios premios en periodismo por su trabajo con personas discapacitadas, con los refugiados de Siria y su trabajo con las víctimas del atentado en París. Es definida dentro del panel como "la voz del pueblo". 






Estos son los nominados...

Beyond Infinity: An Expedition to Outer Limits of the Mathematical 
Eugenia Cheng (Profile Books)

Incluso los niños pequeños tienen la intuición de que hay cosas que son infinitas y el aprender los números es la primera señal de ello (empiezan a contar y parece que nunca llegan al final). Pero también existen infinitos números decimales entre el 0 y el 1. ¿Se trata de los mismos infinitos? ¿Son más largos o más cortos? ¿Es posible hablar de infinitos más largos o más cortos que otros? En Beyond Infinite, la chef, músico y matemática internacional Eugenia Cheng responde a todas estas cuestiones (y muchas más) mediante la exploración de su trabajo sobre el infinito. Este libro aún no tiene traducción al español. 

Con una armadura de inventiva e intuición metafórica, Cheng involucra tanto a amateurs como entusiastas por igual hacia el corazón mismo del misterio y la revelación fundamental de las matemáticas a través de los infinitos. 

Sobre la autora...
Eugenia Cheng tiene 40 años. Es miembro honorario de la Sociedad de Matemáticas Puras de la Universidad de Sheffield e Investigadora en la Escuela de Arte de Chicago. Nació en Hampshire en Agosto de 1976, fue educada en la Universidad de Cambridge e hizo un postdoctorado en las Universidades de Cambridge y Niza. Desde el 2007, sus lecciones por YouTube han sido visto cientos de veces. Una concertista de piano, que también habla francés, inglés y chino, su misión en la vida es eliminar la fobia a las matemáticas de la faz de la Tierra. 

Los jueces dijeron... 
Beyond Infinity te mejora como persona. Se las arregla para mantenerte atento con las explicaciones mientras realizas un viaje individual a través de los números desde una perspectiva totalmente fresca. La combinación de pasión y delicadeza en la escritura hace del libro muy entretenido y una buena introducción a las matemáticas. Es un libro que quieres compartir.

Yo Contengo Multitudes
(I Contain Multitudes: The Microbes Within Us and a Grander View of Life)

Ed Yong (Bodley Head)

Tu cuerpo rebosa de unos 10 trillones de microbios. Es un mundo en sí mismo, un microcosmos como decía Lynn Margulis. En otras palabras, tú (sí tú) contienes multitudes. Estos compañeros microscópicos esculpen tus órganos, nos protegen de enfermedades, guían nuestro comportamiento, y nos bombardean con sus genes. Y por su fuera poco, también son la clave para entender la vida en la Tierra. 

En Yo Contengo Multitudes, Ed Yong abre nuestros ojos y nos invita a maravillarnos de nosotros mismos y de otros animales bajo una nueva luz, menos individualista y más ecosistémica. Aprendemos de las maravillas invisibles de la ciencia detrás de los corales que construyen arrecifes inmensos y de los calamares que crean sus propios espectáculos de luces. Vemos también como las bacterias pueden alterar nuestra respuesta inmune, luchar contra el cáncer y las drogas, influenciar en nuestra propia evolución e incluso modificar nuestros genes. Conoceremos también a los científicos que están manipulando los microscópicos patrones de nuestros pequeños amigos. Este libro está traducido al español.

Sobre el autor...
Ed Yong nació en diciembre de 1981 en Malasia. Es un galardonado escritor de la ciencia que trabaja para The Atlantic. En su blog, Not Exactly Rockey Science (No Exactamente Ciencia de Cohetes), está apoyado por National Geographic, y su trabajo también aparece en las revistas Wired, New York Times, Nature, the BBC, New Scientist, Scientific American, The Guardian, The Times y muchas otras. Según New York Times es el bestseller científico del año y ha sido seleccionado como el libro del año por The Economist, The Times y The Observer

Los jueces dijeron...
¿Quién diría que el microbioma era tan importante? Asumimos que era sólo para hacer el trabajo sucio del intestino. Yo Contengo Multitudes es un libro que todo el mundo debería leer. Su estilo es claro y conciso, pero también está lleno de gemas que hacen que quieras llamar a alguien al instante y decirle "Sabías que...". 

In Pursuit of Memory: The Fight Against Alzheimer's
Joseph Jebelli (John Murray)

La Enfermedad de Alzheimer es una de las grandes enfermedades de nuestro tiempo, la cual afecta a millones a lo largo del globo - hay más de 850.000 personas que son diagnosticadas de esta enfermedad por año sólo en el Reino Unido. Sus síntomas no sólo afectan a las personas que los tiene sino también a los familiares y amigos más cercanos. En 2016, superó en número de muertes a la muerte por ataques cardíacos en Inglaterra y Gales, y dado que las probabilidades de tener esta enfermedad aumentan mientras envejecemos, los científicos trabajan contrarreloj para poder encontrar una cura. 

El neurocientífico Joseph Jebelli es uno de ellos. Determinado en salvar otras familias de esta experiencia, escribe este libro en donde explica qué le pasó a su padre tras contraer esta enfermedad. Más allá de la historia misma de la enfermedad, In Pursuit of Memory nos acerca más hacia la visión del científico sobre cómo trabaja la enfermedad del Alzheimer, y sobre cómo esta ha sido estudiada a lo largo de la historia. Jebelli cree vívidamente que se podrá encontrar una cura en los próximos años. In Pursuit of Memory es el libro definitivo del Alzheimer: su pasado, su presente y su futuro. Este libro aún no está en español.

Sobre el autor...
Joseph Jebelli, 32 años, nació en Bristol. Sus investigaciones se centran en biología celular de enfermedades neurodegenerativas. En particular, ha trabajado en la idea emergente de controlar el sistema inmune del cerebro y ayudarlo a combatir estas enfermedades. Ha publicado numerosos artículos académicos sobre la enfermedad del Alzheimer en importantes revistas científicas, y ha presentado su investigación en una variedad de institutos de investigación y conferencias a lo largo del mundo. En 2010, comenzó a escribir sobre biología en su sitio web BioNews. Comenzó a escribir artículos científicos para The Guardian, The Biochemist, The Biologist, Nature's Soapbox Science, The Society of Biology y The Wellcome Trust. Regularmente da charlas tratando de que el público se enganche con la ciencia. Este es su primer libro. 

Los jueces dijeron...
In Pursuit of Memory es un libro acerca de una de las más importantes enfermedades de nuestro tiempo. Es compasivo, conciso y brillante en sus explicaciones, mostrándonos lo complicado que es trabajar con Alzheimer. La historia de cómo la ciencia trabajó y se decepcionó estudiando esta enfermedad está excelentemente narrada y analizada. Incluye pasajes personales así como pasajes con preguntas intrigantes acerca del punto en el cual nuestra mente deja de existir. 

Otras Mentes: El Pulpo, el Mar y los Orígenes Profundos de la Consciencia
(Other Minds: The Octopus and the Evolution of Intelligent Life)
Peter Godfrey-Smith (William Collins)

En Otras Mentes de Peter Godfrey-Smith, un distinguido filósofo de la ciencia y un habilidoso buceador, nos cuenta una nueva historia de cómo la naturaleza se volvió consciente de sí misma - una historia que ocurre principalmente en el océano, donde los animales aparecieron primero. 

Tratando de entender el desarrollo completo de las primeras células hasta el asombroso sistema nervioso de los calamares, pasando por los primitivos nervios de las medusas; Peter explora el increíble viaje evolutivo de los cefalópodos, que comenzaron como moluscos inconspicuos que más adelante abandonaron sus conchas y salieron del suelo oceánico en busca de presas, adquiriendo una inteligencia excepcional, independientemente de la ruta que alcanzaron los cerebros de los mamíferos y las aves mucho tiempo después. 

Pero, ¿qué tipo de inteligencia poseen los cefalópodos? ¿Cómo hizo el pulpo, una criatura solitaria con poca vida social, volverse tan inteligente? ¿Qué se siente tener ocho tentáculos llenos de neuronas que virtualmente piensan por sí mismos? En busca de estas respuestas, y comparándolas con la evolución de la inteligencia humana, Godfrey-Smith nos teletransporta a la mente del pulpo. 

Sobre el autor...
Peter Godfrey-Smith, 53 años, es profesor de Historia y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Sydney. Es autor de cuatro libros, incluyendo Poblaciones Darwinianas y Selección Natural (Darwinian Populations and Natural Selection), con el cual ganó el Premio Lakatos en 2010. Sus videos de buceo con pulpos han sido incluidos en documentales de National Geographic y New Scientist

Los jueces dijeron...
Otras Mentes es un entretenido cuento acerca de los pulpos que a su vez nos dice mucho sobre nosotros mismos. Clara y bellamente escrito, nos proporciona de fascinantes perspectivas sobre una especie que arroja muchas respuesta sobre nuestra propia evolución. En lugar de mirar a las estrellas en busca de vida inteligente, deberíamos empezar a mirar la vida inteligente de nuestro propio planeta. 


Testosterone Rex: Unmaking the Myths of Our Gendered Minds
Cordelia Fine (Icon Books)

Testosterona, o así nos dijeron que se dice, es la esencia misma de la masculinidad, y el sexo biológico es una fuerza fundamental de nuestro desarrollo. ¡No tan rápido! dice la fisióloga Cordelia Fine, quien nos muestra, con ingenio y estilo, que el sexo no crea la naturaleza de los machos y las hembras. En su lugar, el sexo, las hormonas, la cultura y la evolución trabajan juntos en maneras que hacen que el pasado y el presente de la dinámica de los géneros sólo sirvan de sugestión para el futuro (no es una receta). Testosterone Rex reúne a la ciencia evolutiva, fisiología, neurociencia e historia social e invita a mover los pilares de los debates sobre género y a explicar por qué es hora de que deshacer los mitos del Testosterone Rex. Este libro aún no está en español.

Para los fans de Fine - que en su Delusions of Gender pudo haber llevado a últimas consecuencias su visión - y de los miles de nuevos lectores de su obra, este libro es una nueva y importante contribución al debate sobre el género en nuestras sociedades modernas. 

Sobre la autora...
Cordelia Fine nació en Canadá en 1975. Estudió en las Universidades de Oxford y Cambridge y ahora es Profesora de Historia y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Melbourne. Es autora del tan aclamado A Mind of Its Own (Icon, 2006) y Delusions of Gender (Icon, 2010), descritos como "libros verdaderamente reveladores" por The Independent, "divertidos pero aún así serios" por New Scientist y "con ideas tan importantes como disfrutables" por West Australian


Los jueces dijeron...
Cada hombre y mujer debería leer este libro sobre errores de género. Testosterone Rex es un libro importante, perseverantemente ingenioso sobre las ideas del siglo 21 que tocan tópicos calientes sobre la identidad de género. Un libro muy contemporáneo, es el compañero ideal de The Handmaid's Tale y The Power

To Be a Machine: Adventures Among Cyborgs, Utopians, Hackers, and the Futurists Solving the Modest Problem of Death
Mark O'Connell (Granta Books)

¿Qué es el transhumanismo? En palabras simples, es el movimiento que aclama el uso de la tecnología en la mejora de la condición humana, buscando mejorar nuestros cuerpos y nuestras mentes al punto de convertirnos en otra cosa completamente distinta, y mejor que el maldito y emocional animal de carne y hueso que somos. Es una filosofía que, dependiendo de cómo lo veas, puede parecer esperanzadora, terrorífica o absurda. 

To Be a Machine nos presenta un primer acercamiento a la exploración del transhumanismo, su filosofía y sus raíces científicas, sus máximos exponentes y sus futuros utópicos. Desde carismáticas técnicas que buscan mejorar la inmortalidad de sus cuerpos y que creen en resolver el problema de la muerte, hasta programas computaciones que rediseñan el mundo, To Be a Machine es una aventura en El País de las Maravillas del siglo 21. Una nueva voz que nos susurra...¿qué se nos viene para la humanidad?

Sobre el autor...
Mark O'Connell, 38 años, es un periodista, ensayista y crítico literario. Es columnista de libros en Slate, The Millions, y regular contribuidor en New Yorker's Page-Turner y The Dublin Review. Su trabajo ha sido publicado en New York Times Magazine, New York Times Book Review y The Observer. 

Los jueces dijeron...
To Be a Machine ofrece una despiadada mirada a las estupefactas ideas del transhumanismo. Es una nueva espina a la vieja pregunta de ¿cómo vencemos a la muerte? El autor, con humor escéptico, habla de las ideas de inmortalidad y nos provee de un examen más allá de los conceptos que modelan nuestro presente. O'Connell es un muy astuto observador y produce excelentes estereotipos de nuestra sociedad. 

Debate: ¿Cómo escribir un libro científico?

Tras la presentación de cada libro, los autores recibieron una pregunta del público de lo más interesante y creo que merece la pena comentarla. La misma fue la siguiente: ¿cómo es el proceso de escritura de un libro científico? Curiosamente, todos los autores aportaron cosas diferentes, dando cuenta de que existe más de una manera de hacer un libro, aunque todos concordaron en que es un proceso de lo más difícil (incluso más difícil que escribir un trabajo académico). 

Parte de la dificultad, señala Jebelli, es encontrar un balance entre los conceptos que uno quiere transmitir y el entretenimiento. "Esa es la verdadera dificultad", y agrega: "cuando uno escribe un artículo científico no comienza definiendo los conceptos básicos de neurona, molécula u hormona, simplemente arma su investigación bajo un cierto contexto y se espera que el lector sea alguien versado en el campo, algo que en realidad, presupone un grupo reducido de lectores. Lo bueno de escribir un libro científico es que uno trata de llegar al público general aunque las dificultades literarias son mayores. En esencia, sino le puedes explicar las cosas con las que trabajas a tu madre, no puedes escribir un libro". 

El propio O'Connell señala que: "la idea es hacer llegar la ciencia a la sociedad. A veces el científico se retrotrae de sus investigaciones que no logra visualizar el camino de regreso a la sociedad. Nuestro objetivo con estos libros es volver a encajar los problemas científicos en la sociedad". 

Cheng cree poseer un método infalible a la hora de escribir un libro: "parte de los procesos de escritura los obtengo de hablar de ciencia con gente no científica. Asisto a fiestas y hablo de matemática con las personas y muchas veces se generan conversaciones interesantísimas y ese es el estilo de diálogo que quiero generar entre el lector y yo. Algo así como una 'party chat' literaria". 

Cordelia asegura que su madre leyó y re-leyó los bosquejos del libro una y otra vez intentando ayudarla lo mejor posible para que el libro sea ameno. Cuenta que "una día estaba en la cocina de mi madre y le digo que me estaba costando iniciar el capítulo sobre desarrollo sexual del cerebro ya que es un tema denso y complejo. Ella me dijo que lo mejor que podía hacer es iniciar el capítulo con un chiste y mantener el tono gracioso, al fin y al cabo, estaba escribiendo un libro sobre sexualidad. Ciertamente, tenía razón, aunque no se me van bien los chistes". 

El proceso de escribir un libro es complejo y trabajoso. Pero una vez que es publicado produce una enorme satisfacción. Estos consejos de los seis nominados al libro científico del año pueden ser útiles a la hora de cambiar el "chip" de científico y ponerse el "chip" de divulgador, tarea que, afortunadamente, más y más científicos están aprovechando.

And the winner is...










lunes, 18 de septiembre de 2017

Análisis | Soundtrack de Baby Driver

Baby Driver: El Aprendiz del Crimen (o simplemente Baby Driver en su idioma original) es una película de Edgar Wright que salió este año (2017) y literalmente rompió con los esquemas de la dirección cinematográfica. 

Sinopsis

La historia se centra en Baby (Ansel Elgort), un chico de Atlanta (Georgia, USA) que sufrió accidente de tránsito con su familia, cuando era pequeño provocándole una enfermedad conocida como tinnitus, por lo que ahora escucha música todo el tiempo para evitar oír pitidos en su cabeza. Es un excelente conductor y trabaja para Doc (Kevin Spacey), un organizador de crímenes con el realizan robos a bancos y otras organizaciones estatales para, desde luego, conseguir dinero. En el medio, Baby se enamora de Debora (Lily James) una mesera, y es Baby el que debe mantener su vida amorosa fuera de los estragos que le provoca su vida delictiva. Otros personajes involucrados son los ladrones Bats (Jamie Foxx), Buddy (Jon Hamm), Darling (Eiza González), Griff (Jon Bernthal) y el padre adoptivo de Baby, que además es sordo-mudo, Jospeh (CJ Jones). 

Más que una reseña, la intención de esta entrada es hacer un análisis en detalle de la visión de Wright sobre la mezcla audiovisual entre las escenas y las canciones. Así que sino viste la película se advierte que hay spoilers rechonchos. 

Puntaje: 9.5/10. 

    Análisis

Metodología cinematográfica: El genio de Edgar Wright


Edgar Wright, cineasta estadounidense.
Esta película es entretenidísima. El director Edgar Wright - quién también realizó películas como Scott Pilgrim vs. The World (2010) y  fue productor de Marvel's Ant-Man (2015) - tiene un estilo audiovisual característico que puede ser reconocido a lo largo de su trayectoria. Particularmente, Wright se caracteriza por la mezcla musical y coreorgráfica de las canciones que introduce en la propia trama de la historia y cómo es la historia la que se adapta a la música y no la música la que se adapta a la historia, tal y como si fueran videos musicales. Ahora con Baby Driver, parecer ser que su metodología ha aumentado a un nuevo nivel, con un total de 35 canciones inscriptas en la trama misma de la historia, las cuales dictan la narrativa de los personajes y las escenas que transucrren. Esto es totalmente lo opuesto que se hace en una película convencional, ya que primero se graban las escenas, luego se editan y finalmente el compositor de la banda sonora agrega la música. Incluso el mismísimo Quentín Tarantino en persona le advirtió a Wright que su metodología es un poco peligrosa, no sólo porque puede resultar dificultoso acoplar las escenas con las canciones sino porque las productoras deben conseguir primero los derechos de las canciones para poder utilizarlas y escribir un guión completo con las canciones ya introducidas es prácticamente un "salto de fe". Pero Wright lo hizo de todas maneras. Es más, junto con el guión de la película entregó a cada uno de los actores un pendrive con todas las canciones involucradas para que fueran familiarizándose con ellas y la actuación les sea más natural. 
A la izquierda Edgar Wright, en el centro Quentín Tarantino. 

Escena 1: Introducción al personaje de Baby

Portada del álbum The Jon Spencer Blues Explosion! (1992)
de la banda del mismo nombre donde es lanzado el tema
Bellbottoms

La escena comienza con el robo de un banco y con Baby escuchando Bellbottoms de Jon Spencer Blues Explotion. El propio Edgar Wright dijo que esta canción inspiró toda la película. En la década de los 90s, Wright escuchó por primera vez esta canción y notó el riff con el que inicia el bajo el cual, luego de un par de minutos, lleva la canción a una nueva velocidad al mejor estilo garage rock jam. El propio cambio de tempo en la canción le inspiró en su idealización de una persecución de autos que posteriormente veríamos en las primeras escenas de Baby Driver, donde Baby espera a Darling, Griff y Buddy a la salida del banco. 
Parte de la escena del video
musical Blue Song de Mint Royale (2011).

Ya en el año 2011, Wright dirigió un video musical para la banda Mint Royale llamado Blue Song de donde se inspiró para escribir la historia de un conductor que aguarda a sus compañeros de robo, mientras rockea sólo en el auto siguiendo el ritmo de la música, que luego el conductor usa como metrónomo para su conducción. Ya de vuelta en la película, una vez que inicia la canción se puede notar como hasta las sirenas de los policías están acompasadas con la propia canción y que es ésta la que marca los cambios de dirección y aceleración de la persecución. Este tipo de sincronización me recuerda a los primeros trailers de Suicide Squad donde los disparos y el sonar de las balas contra el piso estaban acompasados con el solo de Brian May en Boheman Rhapsody de Queen. No obstante, en aquella oportunidad los productores acompasaron las escenas para que quedaran al unísono con la música, pero en este caso es la escena la que se acomodó para que quedara acompasada con la música. El propio Wright quería que fuera así, incluso hacía sonar las canciones en el estudio mientras se grababan las escenas para que los actores supieran en qué momento y a qué velocidad realizar las acciones. Ya podrán notar que esto lleva muchísimo trabajo pero, en realidad, es mucho más barato que acondicionar la música a las escenas. El hecho de realizar cada cuadro de la historia por separado y luego añadir la música es un proceso lógico válido, si se quiere, y nos ha regalado maravillosas secuencias audiovisuales. En el caso de Baby Driver, las canciones no se van a hacer más largas o más cortas para las secuencias por lo que el cálculo escena-música debe ser matemático.

Escena 2: Una caminata a por el café



Disco del tema Harlem Shuffle
de Bob & Earl (1963).
Esta escena dura aproximadamente unos tres minutos en total y en esencia sólo nos muestra a Baby yendo a por unos cafés desde su casa hasta la "guarida" donde se van a repartir el dinero el atraco anterior. En esta oportunidad, escuchamos el tema Harlem Shuffle de Bob & Earl. Para aquellos que andábamos un poco despistados al inicio quizás la hayan confundido - como me ocurrió a mí - con el comienzo de Jump Around de House of Pain y eso es porque House of Pain de verdad usó la misma introducción que Harlmen Shuffle, algo que se estila bastante en la música hip-hop. El propio Wright dijo que su intención era engañar al espectador creyendo que iba a escuchar una canción cuando en realidad se trata de una con un riff similar, con el objetivo de que el espectador baje la guardia con respecto a la música y simplemente la disfrute. A lo largo de la película, Wright incluye covers de temas conocidos así como también las versiones originales que son menos conocidas. Así, cada parte de la escena está sincronizada con la canción; no sólo la coreografía de Ansel Elgort, sino de los extras que están alrededor. Es más, durante esa escena se pueden notar algunos graffitis en la calle con pequeñas frases sacadas de la canción misma Harlem Shuffle que aparecen mientras Baby camina. El objetivo de todo esto es entender completamente la mente de Baby y cómo esta funciona a través de la música luego de su accidente automovilístico. Cuando nos metemos en la mente de Baby observamos que todo a su alrededor está acompasado con la música. Incluso tiene diferentes iPods y playlists para cada día, momento y emoción, como si estuviera componiendo su propio soundtrack en la vida real. Lo cual es algo que literalmente termina haciendo más adelante en la película cuando él mismo compone un mix de grabaciones. Tal y como creo, la mayoría de las personas tenemos playlist para estudiar, hacer ejercicio, bailar, etc. Volviendo a la escena, la misma fue altamente ensayada y coreografiada. El coreógrafo Ryan Heffington dijo que para que la escena saliera a la perfección él mismo tuvo que realizarla varias veces autofilmándose con la cámara de su propio celular para cerciorarse de que no hubiera errores. Como resultado, tenemos una escena excelente que pareciera sacada de un musical.  

Escena 3: Robo en la oficina postal


Portada del sencillo Neat Neat Neat de The Damned (1977).
Para el robo en la oficina postal y la posterior persecución, se utilizó la canción Neat Neat Neat de The Damned. Particularmente, en esta parte de la película, tenemos la participación de Flea (Red Hot Chili Peppers) quien toma el papel de Eddie Sin-Nariz (Eddie No Nose en inglés) y fue por esta canción con la cual Flea aceptó ser parte de la película. Lo gracioso de esta canción es que dura 2:34 minutos por lo que cuando Wright propuso la idea, el productor audiovisual - Bill Pope - le dijo que ésta no alcanzaría para abarcar todo el tiempo de la escena ni aunque la misma se hiciera lo más rápido posible. Simplemente la canción no podría ser más lenta para que las escenas estuvieran contenidas en ella. ¿Qué hizo Wright? Como todo buen genio inventó una solución de lo más creativa: añadió una nueva escena a la persecución donde cambian de autos y Baby se rehúsa a continuar conduciendo hasta que no rebobine la canción pueda encajar de nuevo con la música.  ¡Y esto es genial! Porque no sólo solucionó el problema de la canción sino que además añadió más características y personalidad al personaje de Baby, contándonos lo obsesivo que está por la música. ¿Quién no ha sentido esa satisfacción de llegar a casa y que la canción termine justo cuando entramos? ¿O de sentir que estamos escuchando una canción y en la mitad de ésta llegamos a donde teníamos que ir o quedarnos sin canción faltando unos pocos metros y no iniciar otra porque sabemos que la vamos a cortar por la mitad? Seguramente a más de uno le ha pasado.


Flea (Red Hot Chili Peppers) en el papel de
Eddie No Nose

Escena 4: Disparos en el garaje

 The Buttom Down Brass 

La canción que está sonando en esta escena es una que ya hemos escuchado en los trailers promocionales y se trata de Tequila de The Button Down Brass,  en vez de usar la versión original de la canción de The Champs. Ahora bien, en la mitad de la canción suena un sólo de batería, el cual, según Wright, se asemeja a un duelo de pistolas, el cual vemos exactamente en la escena. Y dado que hay tantos disparos en la escena, es imposible hacer que los actores escuchen la música mientras actúan, aún con auriculares puestos. Así que los coreógrafos tuvieron que enseñarle a todos los actores involucrados los pasos necesarios para sincronizar la música con los disparos. Por tanto, mientras repetían las escenas, los actores comenzaban a interiorizar la secuencia y el ritmo de los disparos. Un consejo bastante útil por parte de los coreógrafos fue contar en voz alta los disparos y la secuencia de los mismos (algo así como "bam, bam, ba-ba-bam, bam"). 

De esta misma escena es que surge el gesto que vemos de Jaime Foxx como si estuviera fumando un cigarro imaginario. Wright dijo que ese gesto fue una especie de broma simbolizando que él sabía toda la secuencia de disparos y a Wright le gustó tanto esto que decidió incluirlo como parte de la escena (otra forma casual de adentrarnos más en el personaje con pequeños gestos a raíz de la fusión musical de las escenas). 


Escena 5: Huyendo de la policía

Portada del sencillo Hocus Pocus de Focus (1971)

En el robo final, Baby debe huir de la policía y esta vez tenemos la chance de escuchar Hocus Pocus de Focus. El propio Wright dijo que esta era su parte favorita de la película y de hecho el tema Hocus Pocus es un tema, a mi parecer, muy bueno. Lo gracioso es que el estudio que realizaba la película (Tristar Studios) quería cortar la escena porque le parecía irrelevante llenar la película con una escena donde sólo vemos huir al personaje de la policía. Tal era la obsesión de Wright por incluir esta escena que tuvo que pagar él mismo las grabaciones de la misma para que tuviera lugar. Este tipo de rock progresivo asombró a Wright ya que - a diferencia de la inmensa mayoría de los temas - cambia de tempo constantemente, lo cual es bastante conveniente para este tipo de escenas donde las velocidades cambian dramáticamente y no se mantienen constantes (como lo haría una canción convencional). Hocus Pocus es realmente un tema para hacer cardio en una caminadora en modo climbing ya que baja y sube las velocidades constantemente dictando al corredor (en este caso Baby huyendo de la policía) hacia dónde tiene que ir y qué tanto debe correr. Casi tanto como cuando queremos correr el ómnibus que asoma en la esquina...
Se escuchan acordes rápidos de guitarra cuando salta y corre a toda velocidad, y luego cuando decide esconderse entre unos árboles el tema cambia radicalmente a un yodeling (canto a la tirolesa de origen alemán), para más adelante volver a la rapidez de las guitarras cuando huye dentro de un shopping que luego nos regresa a una escena lenta, musicalizada con un acordeón, cuando le roba un auto a una mujer mayor. 


Un poco de ciencia...

La tinnitus es una enfermedad perceptiva que consiste en percibir golpes o sonidos que no proceden de ninguna fuente externa, generalmente como consecuencia de una experiencia traumática o de estrés. Los tipos de zumbidos más comunes son pitidos, ronroneos, siseos agudos o graves, sonido de grillos, el famoso "ruido blanco" de baja frecuencia que se usa en interrogatorios para desorientar a las personas, entre otros. El problema puede tratarse con aparatos para la audición o, en este caso, más cool, atenuando el zumbido con música. Aún no existe tratamiento efectivo de esta enfermedad y no se dejen engañar con posibles pastillas atenuantes que intentan vender en algunos lugares ya que no son más que pastillas comunes que provocan efecto placebo. 


Comentarios finales

Sin dudas que Baby Driver es una película muy original. Redefine los esquemas del contenido audiovisual y cómo las escenas y la música se relacionan entre sí. Afortunadamente, estamos en una época del cine donde la música está volviendo a tomar más importancia en las películas. La música es una parte importantísima de la película y una mala ejecución o composición puede arruinar una buena historia así como una buena banda sonora puede levantar nuestra visión de una historia vacía. Parte del rol del director es cranear todas estas ideas musicales en las historias y no solamente dejar que el maestro de orquesta coloque un par de notas detrás de las escenas. Aplaudo a directores como James Gunn (Guardians of the Galaxy), Zack Snyder (Batman v Superman, y productor de Wonder Woman), Damien Chazelle (Whiplash), Christopher Nolan (la trilogía de Batman, Interestellar, entre otras) que tienen la capacidad de incorporar contenido musical "inteligente" a la trama, aunque siempre de la mano de genios musicales como Hans Zimmer o Justin Hurwitz (aunque en el caso de Guardians of the Galaxy el mérito es más de James Gunn). Me gustaría ver más cine de este estilo en el futuro y espero que se vea reflejado en las opiniones de los que realmente saben y deciden sobre la temática. 

En palabras del propio Bats: "There's some Oscar sh*t right there...". 



















viernes, 8 de septiembre de 2017

Booktag | El Hombre Hormiga


BOOKTAG

Hace ya un par de días fui nominado por Micaela de Descubrí libros para realizar un booktag (el primero, ¡pero no el último!) donde la idea es básicamente responder una serie de preguntas sobre libros, sagas, autores y dar algunas opiniones al respecto. Muchas de estas respuestas quizás suenen un poco cliché para un estudiante de ciencias pero precisamente son los libros que he leído los que me han llevado por este camino. Esperando que resulte entretenido...aquí el booktag "científico". 


¿Qué libro está en tu mesa de noche ahora mismo?

Actualmente en mi mesa de luz tengo dos libros. Uno está más relacionado a mis intereses académicos y otro más a mis intereses recreativos. El primero es un clásico de la literatura científica y quizás de la literatura mundial, no por el estilo de escritura en sí sino el contenido científico-filosófico que cambió la visión del mundo en el siglo XIX. Hablo nada más y nada menos que de El Origen de las Especies de Charles Darwin (1859). Sin duda es EL must read por antonomasia de cualquier estudiante de ciencias (particularmente de ciencias biológicas) pero también para aquellos no científicos. Es un libro sumamente fácil de leer, con vocabulario cotidiano, bastante corto y es una publicación de primera mano del mismísimo Darwin quien nos cuenta un poco sobre una de las ideas más revolucionarias de la historia intelectual del Hombre. 

El segundo libro que tengo en mi mesa de luz es Te daría el sol de Jandy Nelson (2014). Es un libro muy interesante y me voy a reservar mi reseña para cuando lo termine. Por ahora, todo lo que puedo decir, en cuanto a aspectos formales, es que es muy fácil de leer. Cómico por momentos, un tanto chocante por otros y dará que hablar  en la próxima reunión del Club de Lectura de la Casa INJU (ya que fue elegido libro del mes en el marco de la temática diversidad). 






¿Cuál fue el último libro que leíste?

El último libro que leí fue La Brújula de Shackleton: anécdotas de un explorador polar de Jesús Alcoba González (2014). Este libro es estupendo. En esencia, analiza el viaje de Ernest Shackleton, un explorador antártico de inicios de siglo XX, quien siendo capitán de la nave Endurance, queda varado con su tripulación en el invierno antártico. No se trata de una novela, la historia de Shackleton fue real y este libro hace un minucioso análisis psicológico, técnico-táctico e histórico de la hazaña. El viaje de Shackleton es sin duda una de las más impresionantes historias de la humanidad y desde la pluma de Jesús Alcoba vemos narrados hechos tan insólitos como obras de teatro en medio de casquetes de hielo. Lo genial de este libro es la fusión que hace el autor entre los relatos de Shackleton y los valores que se rescatan de éstos y la posibilidad de incorporarlos a nuestra vida cotidiana para ser mejores emprendedores en cualquier actividad que nos propongamos y llegar a ser un Shackleton conquistando la cima de nuestra propia Antártida. 


¿Qué libro puede sorprender encontrar en tus estanterías?

Esta es una pregunta difícil. Supongo que en cierta medida depende de a quién pueda sorprender. Por otro lado, alguien podría encontrar raro ver, entre muchos libros sobre ciencia y novelas de ciencia ficción, el Romancero, Las Flores del Mal de Charles Baudelaire (1857) y las Rimas de Bécquer (1871). Me encanta la poesía, siento que es la forma más sutil y concreta de decir algo pero aún así impregnada de sentimiento. El hecho de que esos libros estén en mi estantería es gracias (o culpa) de mi profesor de Literatura del liceo. 



¿Cómo organizas tu biblioteca personal?

Esta es una fácil. Por un lado, libros de divulgación, trabajos académicos y ensayos. Por otro, libros de ficción, poesía y obras de teatro. En la sección divulgación, los libros están divididos en secciones por temas: astronomía por un lado (entre los cuales podemos encontrar Stephen Hawking, Roger Penrose, Carl Sagan), y por otro, los libros sobre biología y dentro de esta categoría hay subáreas, siendo la más grande la sección Evolución (con libros de Darwin, Stephen Jay Gould, Andrew Knoll) seguida de la sección Microbiología (con Ramón y Cajal y Lynn Margulis para destacar). En general es un popurrí de temáticas de biología pero de vez en cuando se suman algunos otros sobre física (como La Física de los Superhéroes de James Kakalios). Otra sección está cubierta solamente con guías de campo sobre anfibios, reptiles, insectos, mamíferos, aves y hongos (me faltan arañas y plantas, aunque de este último tengo una versión electrónica)

En la sección no científica tenemos un estante entero de Isaac Asimov con algunos aportes de Douglas Adams, Julio Verne, Orson Scott Card y Ray Bradbury. Hay otra sección de autores uruguayos (Ibarbourou, Benedetti, Onetti, Florencio Sánchez, Quiroga, Galeano) y algunos infantiles (Helen Velando, Ignacio Maríntez, Roy Berocay, por nombrar algunos). La saga de Dan Brwon no puede faltar y algún otro de ese estilo (a saber La Conspiración Mozart de Scott Mariani). Achebe, Saramago, Eco, Borges, Nabokov, García Márquez y Huxley, la lista sigue...




¿Decepcionante o sobrevalorado?
¿Qué libro se suponía que te iba a gustar pero no lo hizo?

Hay libros que te dejan un sabor amargo en la boca pero una vez que pasa el tiempo las sensaciones comienzan a tomar acomodo en el cerebro y redefinen nuestro juicio sobre un libro. Recién ahí puedo llegar a decir si un libro cumplió o no con las expectativas. Por fortuna para la encuesta, este libro tiene nombre y apellido: El Símbolo Perdido de Dan Brown (2009). No hay mucho de qué hablar sobre este libro. Dan Brown simplemente no hizo lo que a mi juicio sí hizo con El Código Da Vinci o Inferno. Quizás el cliché de los masones y toda la historia norteamericana dinamitó lo que pudo haber sido una historia a la par de lo que nos tiene acostumbrados Dan Brwon, pero no deja de ser una opinión personal. 


¿Recuerdas el último libro que abandonaste?

El último libro que abandoné me dio mucha lástima hacerlo ya que era un libro muy interesante de leer, corto y si...es de divulgación. Dragons in the Dust de Ralph Molnar (2004) es un libro sobre los dragones de Komodo (de la familia de reptiles Varanidae), extintos que vivían en lo que hoy es Nueva Zelanda. ¿Por qué lo abandoné si me gustaba tanto? No era mio, pertenece a la biblioteca de mi facultad (Facultad de Ciencias) y una vez que lo devolví pasaron los días y por una cosa u otra no volví a pedirlo. A veces uno simplemente tiene que tener el libro consigo para reactivar una lectura, porque si depende de uno mismo tener que conseguirlo y leerlo bajo una fecha límite, nos obliga a englutir las páginas en lugar de saborearlas lentamente, como debe ser. Quizás para las próximas vacaciones lo reserve nuevamente y esta vez con más tiempo disfrute de un poco de buena ciencia. 

Si pudieras conocer a cualquier escritor/a, vivo o muerto,
¿quién sería y qué le preguntarías?

Creo que la respuesta a esta pregunta está fuertemente influenciada por la personalidad de los escritores y escritoras que leo, además de los propios estilos de escritura. Habiendo dicho esto, hay una amplia gama de escritores y escritoras con los que me gustaría tomar un café, pero creo que entre ellos sobresalen dos: Carl Sagan y Stephen Jay Gould. 

Carl Sagan (1934-1996)
Astrónomo, físico y divulgador científico estadounidense.
El primero fue un astrónomo y enorme divulgador de la ciencia (no sólo de astronomía) mejor conocido por el público en general por su serie Cosmos. No obstante, escribió una enorme cantidad de libros de divulgación enfatizando en el uso del pensamiento científico y el abandono de las supersticiones. Algunos libros que podrían interesar al lector: El Mundo y sus Demonios (1995), Los Dragones del Edén (1977), El Cerebro de Broca (1979). Una charla con el enorme Carl Sagan hubiera podido marcar un antes y un después en mi vida. 

Stephen Jay Gould (1941-2002)
Paleontólogo, geólogo y evolucionista estadounidense.
El segundo fue un paleontólogo estadounidense dedicado enteramente a la investigación y divulgación científica, principalmente enfocado en la evolución de los organismos del pasado geológico. De los libros más destacados (y que recomiendo enfáticamente) están La Vida Maravillosa (1989), El Pulgar del Panda (1980), La Montaña de Almejas de Leonardo (1998), pero cualquiera de sus libros despiertan la curiosidad científica en cualquiera de nosotros. Con una personalidad muy carismática y amena, creo que una charla con Gould pudo haber sido memorable. 

¿Qué tipo de historias y/o géneros no te gustan o sueles evitar?

Esta es una difícil. Cuando voy a una librería o a una feria a ver qué libros hay, con un 101% de seguridad los libros sobre deportes, cocina, novelas fantásticas románticas juveniles y libros de negocios (por citar algunas categorías que me vienen a la mente) pasan frente a mis ojos como si nada. En general, nada me impide disfrutar de una buena historia. Con ese criterio puedo leer virtualmente cualquier género, pero a algunos géneros e historias les cuesta menos convencerme que a otros. 

¿Cuál es el próximo libro que planeas leer?

Es una pregunta sencilla, pero...¡el problema soy yo! Si sigo la lista que tengo confeccionada mi idea sería comenzar con El Origen del Hombre de Charles Darwin (1871) como una continuación del pensamiento evolutivo desarrollado por Darwin y que esta vez involucra explícitamente a nuestra propia especie. El tema es que, me mandé traer del exterior dos libros que, sinceramente (porque me conozco bien), una vez los tenga conmigo van a enceguecer mi lista y comience a leerlos. Uno de ellos es La Vida Secreta de los Árboles de Peter Wohlleben (2015), un libro de divulgación (...¿demasiado cliché?) que habla precisamente sobre los árboles. Lo interesante de este libro es que el autor habla de los árboles como entidades con sentimientos capaces de comunicarse los unos con otros y formar colectividades. Suena un poco descabellado, ¿no? Sin embargo, la ciencia podría darnos algunos indicios de lo que callan los árboles...
El segundo libro que me mandé traer surgió como sugerencia del anterior. El Ingenio de los Pájaros de Jennifer Ackerman (2017) es un libro de divulgación que explica de forma amena las más recientes investigaciones en la evolución de la inteligencia de las aves, desde el torpe Dodo hasta los cuervos capaces de desafiar la inteligencia humana. 









Si el lector de esta entrada ha llegado hasta aquí, sin duda que se irá con un poco más de información sobre quién le escribe y haya llegado a una inevitable conclusión: este blogger es un bicho raro...y tiene razón, pero ¡hey! apuesto a que algún libro de los nombrados te llamó la atención como para googlearlo. Gracias nuevamente a Micaela por nominarme y ahora me toca elegir a mí así que elijo a Sofía de Erial, May the Force be with you Sofía...